Regular el costo de los medicamentos redundaría en un sistema de salud accesible

EL CAPITOLIO  – El representante Juan Oscar Morales Rodríguez, llevó a cabo el martes, la segunda vista pública en torno al Proyecto de la Cámara 877, que busca crear la “Ley de Transparencia en los Costos de los Medicamentos”.

“Algo tenemos que hacer, tenemos que tomar ese primer paso para ayudar a los pacientes”, expresó el presidente de la Comisión de Salud en declaraciones escritas.

La medida pretende garantizar el acceso público a la información de aquellos factores que influyen en el costo de los fármacos o en el aumento en precio que pagan los pacientes.

Durante la audiencia, el secretario del DACO, Michael Pierluisi Rojo, representado por el licenciado Pedro Bello, avaló la medida en discusión por entender que “promueve una mayor transparencia en cuanto a los costos de los medicamentos en Puerto Rico y aporta a la labor de fiscalización del Gobierno. Pone en marcha el buscar establecer legislación que permitirá ver cuáles son los gastos de las compañías que producen estos medicamentos y que puedan tener sus ganancias saludables, sin afectar a los pacientes”.

Indicó que al presente, está vigente la Orden Número 2014-14 que dejó sin efecto el control de precios de 41 medicamentos impuesto por la Orden Número 2008-11, la cual autorizó un control sobre 51 medicamentos de marca y, por primera vez, permitió controlar los precios de 36 medicamentos genéricos. No obstante, apuntó, la pasada administración mediante la Orden Número 2015-02, dejó sin efecto el control de precios sobre los genéricos hasta que concluyese un proceso de mayor recopilación de información.

Bello afirmó que, de establecerse una regulación en los precios de los medicamentos, el Departamento continuaría disponible para trabajar en ello.

Mientras, la licenciada Naida Rivera Cruz, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Puerto Rico (CFPR), señaló que “al atender posibles soluciones (al alto costo de medicamentos) debe considerarse su aplicación al universo de la población”.

Tras analizar la medida, incluyendo su contraparte, el Proyecto del Senado 371, Rivera Cruz recomendó se modifique para garantizar el acceso a medicamentos, independientemente de barreras económicas; y que se dé mayores garras al Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) para emitir órdenes de precios de productos medicinales, que apliquen a todos los niveles de distribución, para que pueda atender el alza del precio de los medicamentos recetados.

“Toda medida con el propósito de proveer a los pacientes mayor accesibilidad a sus medicamentos cuenta con el firme respaldo del Colegio de Farmacéuticos de Puerto Rico. La accesibilidad a medicamentos recetados, de marca y bioequivalentes, para todos los ciudadanos, independientemente de su condición social o económica, es imprescindible para el bienestar de un pueblo”, afirmó.

Por su parte, la licenciada Marylis Gavillán, directora ejecutiva de la Asociación de Farmacias de la Comunidad, mencionó que, aun cuando los medicamentos genéricos suponen un ahorro significativo (en promedio su costo es de un 80 por ciento a un 85 por ciento menor que el costo del medicamento de marca), estos han sufrido un alza en precio. Entre las causas para ello, se encuentra la consolidación o fusiones entre los manufactureros de medicamentos genéricos, convirtiéndose en proveedores “single source”; la escasez de la materia prima necesaria pasa su manufactura, regulaciones más estrictas por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para asegurar su calidad y la falta de transparencia por parte de los administradores de beneficios de farmacias o “pharmacy benefit managers” (PBM), quienes subrayó deben ser regulados.

“Mediante el proyecto, se logrará obtener información sobre el costo real de producción de los medicamentos genéricos”, opinó Gavillán.

Recomendó que se evalúe si existiría algún conflicto entre la facultad que se le concede al Secretario de Salud en la medida y la ya otorgada al Secretario del DACO en cuanto a la regulación de precios de medicamentos genéricos.

De otra parte, la Pharmaceutical Industry Association of Puerto Rico (PIA), en su ponencia mostró reservas; sin embargo, subrayó que “la industria bio-farmaceútica está comprometida con trabajar con los pacientes, doctores (…) en la búsqueda de políticas que promuevan la innovación y ayuden a garantizar un sistema de salud sustentable”.

“Tenemos que llevarle un mensaje a manufactureras, farmacias, al pueblo, de que todos tenemos que contribuir y ayudar en medio de la crisis que enfrenta la Isla”, concluyó Morales Rodríguez, presidente de la Comisión.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.