Luz verde al proceso para destituir a jueces del TSJ en Venezuela

anto el oficialismo como la oposición se acusan mutuamente de “golpe”. ¿Quién tiene la razón? La Asamblea avanza en el proceso para destituir a los magistrados del Tribunal Supremo mientras en Washington la canciller critica a los miembros de la OEA.

(CNN Español) – La Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositora, aprobó un acuerdo este miércoles en rechazo al que consideran un golpe de Estado continuado, tras las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia que eliminaban las funciones del poder legislativo, en un fallo que fue modificado días después. Responsabilizan al presidente Nicolás Maduro y promovieron un proceso para destituir a los magistrados.

El oficialismo acusa a la oposición de golpismo desde el parlamento.

Si estás en Venezuela, mira aquí la señal en vivo de CNN
Durante la mayoría de las sesiones de este año, los diputados chavistas habían dejado sus curules vacíos alegando que la asamblea está en desacato. En esta oportunidad se incorporaron para fijar posición sobre el proceso de destitución de los magistrados.

Para Héctor Rodríguez, del Partido Socialista Unido de Venezuela, “no pueden destituir a ningún magistrado sin violar la constitución… dejamos constancia de la ilegalidad y del golpe de Estado parlamentario que ustedes están llevando a cabo”.

Para la oposición el golpe lo impulsa el propio gobierno.

El proceso de destitución de los jueces del TSJ está en la Constitución Nacional. El artículo 265 establece que se requiere la declaratoria de falta grave por parte del consejo moral republicano. Por ello el parlamento este miércoles los emplazó a hacerlo.

Este jueves marchará la oposición desde siete puntos en representación de los siete magistrados que esperan destituir en la denominada “tranca contra el golpe”. Allí recogerán firmas para solicitarle al poder ciudadano que apoye la solicitud. Entretanto, el oficialismo se movilizará, dice, en defensa de la constitución.

Sigue la tensión en la OEA

La situación de Venezuela se ventiló otra vez en el Consejo Permanente de la OEA impulsado por Bolivia y Venezuela.

Los cancilleres de esos países declararon ilegal la resolución que la OEA aprobó el lunes pasado y con la que, de acuerdo con los asesores del secretario general, se abre el camino para la activación de la Carta Democrática por la “grave alteración del orden democrático” en el país.

La canciller Delcy Rodríguez dijo que Venezuela participará en la Asamblea General pese a que cuestiona el sentido de esa reunión ante las últimas acciones del organismo hacia el país.

Bolivia, actual presidente del Consejo Permanente, indicó que a la luz de lo que ocurrió en la sesión extraordinaria del lunes hay que estudiar la inconstitucionalidad en la que se encuentra la OEA y señaló que mantendrá abierto el debate, lo que fue recibido con silencio por los países reunidos en la sala.

Rodríguez mostró videos y fotografías de manifestantes durante la marcha de la oposición del martes. Según Rodríguez, los “manifestantes pacíficos” agredieron a la Guardia Nacional y calificó al secretario general de la OEA Luis Almagro de “descarado”.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.