Las calificaciones de Trump: lo bueno y lo malo de sus primeros 100 días

¿Cómo le fue a Donald Trump en el primer hito de su mandato? Las notas que recibió de nuestros analistas y colaboradores demuestran que hay cosas buenas y malas. Igual, todavía le quedan 1.341 días en el cargo.

(CNN) – El presidente de Estados Unidos Donald Trump llega a sus primeros 100 días en el cargo, y todos tienen una opinión sobre su desempeño. Les pedimos a dos colaboradores y analistas de CNN que evaluaran lo bueno, lo malo y lo que viene de su gestión. Las opiniones expresadas en estos comentarios son únicamente de los autores.

Jennifer Granholm: con una “luna de miel” como esta, el divorcio no puede llegar lo suficientemente pronto

Donald Trump prometió cumplir 103 temas de la agenda durante sus primeros 100 días en el cargo, de los cuales ha cumplido apenas seis: todos ayudados por sus decretos. Y por eso se merece un reprobado como calificación, bajo cualquier medida.

Se supone que los primeros 100 días deben ser una luna de miel para que el nuevo presidente comience a cumplir sus prioridades. Una luna de miel tan mala como la de Trump es una gran alerta de que el matrimonio no va a mejorar.

A pesar de sus autoexageradas “capacidades” para negociar, Trump ha fracasado en convencer a su propio Congreso –controlado por los republicanos– de aprobar cualquier pieza de la legislación que prometió en su “Contrato con el Votante Americano” durante los primeros 100 días. Ninguna ha sido avalado. Además, sus grandes decretos están siendo bloqueados por los tribunales. El plan republicano para reemplazar el Obamacare le quitaría atención médica a 26 millones de estadounidenses y causaría aumentos en el costo para aquellos con condiciones preexistentes.

Trump también está alardeando de un poder militar y eso nos puede llevar a otra guerra. Su presupuesto recorta fondos en todos los ámbitos: desde las artes y la investigación hasta programas para después de la jornada escolar como Meals on Wheels (Comida sobre Ruedas) y los alimentos para mujeres pobres, infantes y niños. Su plan fiscal es un regalo masivo a los millonarios y multimillonarios, pagados con billones de dólares en deuda con China.

En contraste, el presidente Obama cumplió importantes metas en sus ambiciosos primeros 100 días. Con el apoyo de los líderes Nancy Pelosi y Harry Reid, los demócratas sentaron las bases para la recuperación económica que redundó en más de 15 millones de nuevos empleos, salvaron a la industria automotriz, tomaron medidas para proteger la igualdad de salario en la Ley Lilly Ledbetter, proporcionaron a cuatro millones de niños un seguro de salud y aprobaron un presupuesto federal que reflejaba nuestros ideales. Todas fueron leyes importantes que tuvieron un impacto significativo y positivo en la vida de los estadounidenses.

Los presidentes Obama y Trump saben que los primeros 100 días de gobierno de un nuevo mandatario son críticos porque los primeros tres meses, en la teoría y en la práctica, representan el momento en que él o ella están son más populares y pueden usar esa influencia política para alcanzar objetivos. Los primeros 100 días de Ronald Reagan registraron un 68% de aprobación, en el caso de George W. Bush la favorabilidad llegó al 62% y la de Barack Obama al 65%. Mientras que Donald Trump está en una escasa aprobación del 40% (el presidente más impopular de la historia en los primeros 100 días). En otras palabras, la luna de miel de Trump es la peor que hemos visto durante los tiempos modernos.

Mientras hacemos balance de la luna de miel del presidente Trump, sus primeros 100 días son una ventana del daño que podría causar en los próximos 100 y en los siguientes 100. El matrimonio parece inestable. El divorcio, en este caso, no puede lo suficientemente pronto.

Calificación: reprobado

En algún lugar Napoleón está nostálgico. Exiliado a Elba, escapó de la isla que tenía como prisión en 1815 marchando hacia París. El Congreso de Viena lo declaró un criminal, los ejércitos se reunieron y Napoleón pronto se encontró con su Waterloo.

Este período de la turbulenta historia francesa adquirió de inmediato un nombre: “Les Cent Jours” (“Los Cien Días”). Más de un siglo después, cuando el presidente Franklin D. Roosevelt asumió el cargo en medio de la Gran Depresión, la prensa de entonces resucitó el término para describir el torbellino de actividad que fue el acto de apertura de su “New Deal”. Justa o injustamente, desde ese momento, el término se ha aplicado a cada nuevo mandatario.

Y ahora es el turno del presidente Donald Trump. Aunque el mandatario califica esta marca de tiempo como “ridícula”, la Casa Blanca ha publicado informes que enumeran sus logros. Un nombramiento en la Corte Suprema ha sido el mejor de ellos. El nuevo juez, el conservador Neil Gorsuch, presumiblemente estará allí por décadas.

En la lista de las metas alcanzadas de Trump hay 24 decretos, incluidos algunos muy importantes como la luz verde al oleoducto Keystone. El ataque militar a la base aérea de siria está ciertamente en la recopilación de logros. La reforma a la atención en salud está en camino, pero definitivamente no se hizo posible para este plazo de los 100 primeros días. No obstante, Trump aún tiene por delante 1.341 días en su gobierno. A Napoleón le habría encantado tener todo ese tiempo.

Calificación: Gracias al retraso en la reforma al sistema de saluda, un aprobado con reservas.

Jeffrey Lord es un comentarista político de CNN. Anteriormente trabajó en el gobierno de Ronald Reagan como asesor político de la Casa Blanca.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.