ETA facilita la ubicación de ocho depósitos con 120 armas y tres toneladas de explosivos

Los verificadores internacionales confirman la entrega de la localización de los arsenales

Policía francesa en uno de los depósitos señalados por ETA en Saint-Pee-sur-Nivelle. REGIS DUVIGNAU (REUTERS) REUTERS-QUALITY

La organización terrorista ETA ha dado información sobre la localización de ocho depósitos con armamento, según fuentes de la lucha antiterrorista. En esos zulos hay 118 pistolas, rifles y armas automáticas, 2.875 kilos de explosivos y 25.700 elementos de detonación y munición, según publica The Guardian. Michel Tubiana y Mixel Berhocoirigoin, dos de los llamados “artesanos de la paz” han señalado que las Fuerzas de Seguridad francesas ya han acabado con las labores de comprobación en dos de los zulos, y que cuentan con 20 mediadores civiles por cada depósito para colaborar en la localización. “Las cosas van bien por ahora. No se ha producido ningún incidente y esperemos que termine así”, ha manifestado Berhocoirigoin.

Los artesanos no han querido dar más detalles de los zulos ni del tipo de armas entregadas. “No es nuestra misión. Lo importante es que ETA está desarmada”, han indicado.

El presidente de la Comisión Internacional de Verificación, Ram Manikkalingam, ha comparecido a primera hora de la mañana de este sábado en Bayona (Francia) para confirmar que ya han recibido de los mediadores civiles la información sobre la localización de los arsenales que tiene ETA en este país y que ésta ha sido puesta en manos de las autoridades francesas. “Ellos van a recoger y asegurar el arsenal”, ha manifestado ante numerosos medios de comunicación. Las mismas fuentes indican que los puntos donde se encuentran las armas de la banda han sido comunicadas posteriormente a un procurador francés.

Agentes de la policía francesa ya han comenzado a inspeccionar los lugares donde están enclavados los depósitos con armas y proceden a retirar los arsenales que ha entregado ETA.

La CIV no ha dado a conocer la cantidad de armas y munición que ETA ha entregado. Se han limitado a informar de que los mediadores elegidos por ETA hicieron la entrega de la información con la geolocalización de los zulos en un acto celebrado en el Ayuntamiento de Bayona y en presencia de Mateo Zupi, Harold Good, representantes religiosos, y de Jean Noel Etcheverry, uno de los autodenominados “artesanos de la paz”.

Estos han evitado precisar si alguno de los depósitos con armamento y explosivos se encuentra en un domicilio particular. Tampoco han aclarado si entre las pistolas incautadas figuran las que un comando terrorista robó a finales de 2006 en la localidad francesa de Vauvert. “No nos parece esencial este tipo de cosas. Lo importante es que ETA está totalmente desarmada”, ha afirmado Tubiana.

Manikkalingam ha querido resaltar la importancia de este “paso histórico” que debe contribuir a “consolidar la paz y la convivencia en el País Vasco”. La entrega de la información sobre las localizaciones por parte de los mediadores civiles a los verificadores, ha añadido Manikkalingam, “constituye el desarme de ETA”. Y ha señalado que la comisión que preside ya “no está involucrada” en la fase que se abre a partir de ahora.

El comunicado de ETA, difundido por la BBC en la madrugada del viernes, en el que la banda terrorista se definía como “organización desarmada” puso en marcha el tramo final de su desarme. El comunicado etarra oficializaba la pérdida del control de su armamento y su traslado al Comité Internacional de Verificación.

ETA ha comunicado, con anterioridad al desarme, que no controla todos los depósitos de armas, sobre todo los más antiguos. Asimismo, una parte importante de su armamento ha sido incautada, incluso en estos cinco años de cese definitivo del terrorismo, por las Fuerzas de Seguridad, y otra parte está deteriorada por su desuso. No obstante, serán centenares de armas las que ETA ponga en manos de la Justicia francesa. Las previsiones de las distintas policías —las Fuerzas de Seguridad francesas, españolas y la Ertzaintza— son básicamente coincidentes entre ellas y parece ajustarse, en líneas generales, al material que ya controla el Comité Internacional de Verificación.

Además, la Fiscalía de la Audiencia Nacional pretende investigar el arsenal de armas que ETA ha entregado durante las últimas horas en Francia. El ministerio público quiere comprobar si la banda cometió con esas armas alguno de los más de 300 asesinatos que continúan sin resolver.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.