El imperio Trump, un gran beneficiado de la propuesta fiscal

Una estimación de The New York Times cifra en decenas de millones de dólares el ahorro que el presidente podría lograr en sus negocios

Donald Trump este viernes en Washington. MICHAEL REYNOLDS

La propuesta fiscal de Donald Trump podría ahorrarle decenas de millones de dólares. El plan, que beneficiaría a las clases sociales más ricas, supondría una enorme ganancia económica para el presidente, según calcula de The New York Times.

Esta semana, Trump presentó la que calificó de “la mayor reforma fiscal de la historia”. El plan propone una reducción del 35% al 15% el impuesto a las empresas y la simplificación de los tramos fiscales del IRPF, de siete a tres (10%, 25% y 35%). Ingeniado por el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, y el director del Consejo Económico de la Casa Blanca, Gary Cohn —dos exbanqueros de Goldman Sachs, el gigante de Wall Street—, el objetivo de la propuesta es el crecimiento económico. Pero algunos republicanos ya han alertado que la propuesta aumentaría el déficit, algo que no gusta entre los conservadores del Congreso.

La estimación del Times sugiere la existencia de un posible conflicto de interés en la propuesta del republicano. Utilizando documentos de la última declaración fiscal del presidente, que data del 2005, el ahorro podría ser de más de 50 millones de dólares sobre su declaración de los bienes económicos. Esa cifra no incluye los 1.200 millones de dólares que podría evitar pagar el presidente y la Organización Trump por los impuestos sobre sus propiedades, valoradas en 3.000 millones, según ha afirmado el republicano repetidas veces.

Durante una rueda de prensa, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, evitó comentar cómo afectaría este plan a las finanzas del presidente pese a la insistencia de los periodistas. No es la primera vez que el cargo público de Trump genera dudas sobre la interferencia de sus intereses económicos personales o los de su familia.

Hace escasas semanas, mientras el republicano recibía en su club de Mar-a-Lago al presidente chino, el Gobierno asiático aprobaba concesiones económicas a la empresa de Ivanka Trump, la hija del presidente y su asistente. En otra ocasión, meses atrás, el propio Trump publicitó la empresa de Ivanka. En Washington, el hotel del magnate ya ha sido denunciado por competencia desleal, al mantener el nombre del presidente.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.