Condenan mensaje del Gobernador sobre manifestaciones

SAN JUAN – Varios políticos reaccionaron tras el mensaje especial ofrecido el viernes por el gobernador Ricardo Rosselló, en el que aseguró que garantizaría el derecho a la libertad de expresión a los manifestantes en el paro del próximo lunes, pero que no toleraría violaciones a las leyes.

Por un lado, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulin Cruz Soto, manifestó mediante declaraciones escritas que “el Gobernador de Puerto Rico perdió ayer una gran oportunidad de ponerse de pie y defender al pueblo de los abusos de la Junta de Control Fiscal (JCF). Mientras la Junta sigue desmantelando al país, y empobreciendo a los puertorriqueños para pagar una deuda que usted se niega a auditar; en vez de pararse de frente a defendernos, se para de frente para amenazarnos”.

“Contrario a usted, el país tiene toda la intención de defenderse. Y el país sabe que para defenderse no hay que agredir; hay que construir. Por eso el 1 de mayo el país se tirará a la calle, pacíficamente y sin miedo a reclamar con una sola voz lo que usted no ha reclamado: respeto. El país se tirará a la calle para hacer lo que usted no ha hecho: defender nuestros derechos”, añadió Cruz Soto.

A su vez, el senador por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau, señaló que “el país vive entre la incertidumbre y el desasosiego ante las determinaciones de la JCF y la administración, que han afectado económicamente a amplios sectores de la sociedad. Y el gobernador, en lugar de orientar, ofrece un mensaje intimidatorio sobre una manifestación que no se ha realizado. Muestra una visión torcida de lo que está sufriendo el pueblo”.

Otro de los que mostró su descontento con el mensaje del Primer Mandatario a través de las redes sociales, lo fue el senador Eduardo Bhatia, quien indicó que “lo que necesita Puerto Rico no es permiso del Gobernador para protestar. Es voluntad de su gobierno para dialogar, enmendar errores y construir juntos”.

Las posturas se dan luego de que Rosselló señalara que quienes incumplieran la ley, pagarían las consecuencias.

“No vamos a tolerar que los delincuentes se apoderen de nuestra Isla. Tomar por rehenes a ciudadanos, dañar la propiedad, obstruir las vías públicas y atentar físicamente contra policías y ciudadanos es un crimen. A los que así actúen, les advierto que hay un nuevo Gobierno que no lo permitirá”, dijo Rosselló.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.