Tambalean elecciones e imagen de Santos por escándalo político en Colombia

Jenny Rozo Herrera – Bogotá, Colombia

Juan Manuel Santos. (AFP)

Colombia está lejos de tener al menos una pista sobre el comportamiento de las elecciones presidenciales de 2018. Un evento que definirá no solo el rumbo político del país, sino qué va a pasar con el acuerdo de paz con las FARC, que inició Juan Manuel Santos. Además, – y por esta razón es más incierto- el nuevo mandatario tendrá que tomar las riendas de la lucha contra la corrupción, que cada día permea a más sectores, incluso, nuevamente, a las campañas presidenciales.

Los precandidatos ya empezaron a aparecer, prematuramente, porque faltan 14 meses para los comicios. Pero aun con tanto tiempo, al interior de los partidos políticos hay revuelo porque intentan definir el mecanismo para elegir a un único aspirante y si harán o no alianzas con otros. Y Colombia está expectante por el partido político que conformen las Farc, después de que se reintegren a la vida civil.

Por el momento hay un senador que ya tiene el aval de su partido. Se trata de Jorge Robledo, del Polo Democrático Alternativo. Propone, principalmente, “luchar contra la corrupción y los corruptos, cumplir los acuerdos de paz y a los que se lleguen con el ELN, ya que son políticas de Estado, defender las condiciones de vida y de trabajo de los sectores populares y de los sectores de la clase media empresarial asediada por los tratados de libre comercio”.

Mientras, el Partido Alianza Verde hará una consulta para escoger un único aspirante, entre Claudia López y Antonio Navarro, y el exgobernador de Antioquia, Sergio Fajardo. “Siempre hemos sabido nuestra ruta de la paz: 2016 salir de las FARC, 2017: del ELN, y 2018: del gobierno de la corrupción”, es el lema de López.

Hay varios nombres que circulan entre posibles aspirantes, pero que no han confirmado. Por el Partido Liberal, está el exjefe de la delegación de paz del gobierno, Humberto de la Calle, apoyado en su mayoría por la sociedad del país que estuvo de acuerdo en su trabajo al frente de la negociación con las FARC. Y también los senadores Juan Manuel Galán, hijo del asesinado político Luis Carlos Galán, y Luis Fernando Velasco.

Por otro lado, el exprocurador Alejandro Ordoñez, del Partido Conservador, ha manifestado que es “prematuro hablar de candidaturas”, aunque tiene claro que “debe haber una gran convergencia de las fuerzas ganadoras del No en el plebiscito para volver a ordenar la casa, que hoy se ve ocupada por una élite corrupta y corruptora, que tiene en una honda crisis de ingobernabilidad al pueblo colombiano”.

Al mismo tiempo se perfila el ahora exvicepresidente Germán Vargas Lleras, de Cambio Radical, quien entregó su cargo a Juan Manuel Santos el pasado 14 de marzo.

El Centro Democrático, partido del expresidente Álvaro Uribe, busca quién reemplace a Óscar Iván Zuluaga, después de que aplazara la candidatura.

Otros políticos aspirantes son el exalcalde de Bogotá Gustavo Petro o Piedad Córdoba, en diferentes partidos.

Qué dicen las encuestas

Un sondeo, realizado entre el 16 y 15 de febrero y divulgado el 2 de marzo por la firma Gallup, midió, entre otros temas, la opinión del público sobre algunos de ellos. Como conclusión de esta consulta, la mayoría obtuvo puntajes menores en comparación con diciembre, mes en el que hubo otra medición.

Los que tienen la mejor imagen son Humberto de la Calle y la ministra del Trabajo y ex candidata presidencial, Clara López, con el 49 por ciento. Ella pertenece al Polo Democrático, en el que ya Jorge Enrique Robledo está como aspirante. Él mantuvo una afinidad del público del 28 por ciento.

Aunque la imagen negativa de López es del 30 por ciento, 8 puntos más que la de De la Calle. Pero ambos mostraron una caída de cinco puntos.

Le sigue Sergio Fajardo, con el 44 por ciento. Germán Vargas tuvo uno de los descensos más relevantes, al pasar del 61 por ciento al 40 por ciento en febrero.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.