Senadora cuestiona conocimiento del gobernador y la JCF sobre pensiones

EL CAPITOLIO  – La senadora Rossana López León afirmó el martes, que tanto el gobernador Ricardo Rosselló Nevares como la Junta federal de Control Fiscal (JCF) están “desinformados” en cuanto al manejo de los fondos pertenecientes a los pensionados.

Las expresiones surgen tras las recomendaciones de la JCF para que se le recorte a estos, parte de su ingreso mensual.

“Parece que el gobernador y la JCF no saben cómo se constituyen los Sistemas de Retiro en Puerto Rico. Las pensiones no se pagan con fondos del gobierno, se pagan del dinero que se genera en los fondos de pensiones con las aportaciones o contribuciones que hacen los trabajadores. Además, el salario, aunque sea pagado por el gobierno, es un bien privado. Es el pago por un trabajo, ese dinero les pertenece a los trabajadores y es la garantía de una pensión futura. Es totalmente ilegal el que le metan la mano al bolsillo de los pensionados para pagar la deuda del gobierno”, afirmó López León, exprocuradora de las Personas de Edad Avanzada en declaraciones escritas.

La senadora comparó la acción que pretenden, tanto el gobernador como la JCF, con tomar los ingresos de un ciudadano para pagar las deudas de otro. Así mismo, explicó que los fondos que se utilizan en parte para los medicamentos provienen de asignaciones del fondo general por lo que estos se tienen que manejar con cautela toda vez que, “se supone que estos se paguen del dinero que transfiere el gobierno del fondo general a los Sistemas de Retiro. Pero, muchas veces esa transferencia no se hace y los sistemas pagan esos bonos de sus fondos”.

En cuanto los Sistemas de Retiro del gobierno añadió que, “ambos sistemas se constituyen en su ley orgánica como un fideicomiso y como entidad pública Sui generi, o sea única, aunque en muchas ocasiones quienes las han dirigido lo hayan hecho incorrectamente, como agencias públicas”.

Mencionó que estas son las únicas entidades que desde el inicio han registrado deudas crecientes, por falta de ajustes en sus aportaciones, como en sus beneficios. También el uso de sus fondos, sus tímidas iniciativas y por lo poco vocales para evitar la catástrofe que enfrentamos. Son organizaciones con pobres autonomías fiscales, poca experiencia de carácter financiero, pero sí documentadas a través de los años con informes actuariales sobre su condición económica.

“Por esto y muchas otras razones hoy le hago un llamado al gobernador Ricardo Rosselló, para colaborar en el mejor ánimo, con el fin de que ningún pensionado sufra las consecuencias de un atolladero fiscal del que ellos no fueron participes”, concluyó López León.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.