Por tercer año consecutivo, Venezuela es la economía más miserable

Por: bloomberg
Así lo indica el ranquin de la miseria elaborado por Bloomberg, que contempla 65 países.

AFP

Si el 2016 fue el año de las sorpresas a nivel político, este año podría ser el momento en que encontremos cómo esas sorpresas impactarán la economía global. El Índice de Miseria de Bloomberg, que combina el panorama de inflación y desempleo de los países para 2017, busca precisamente señalar esas repercusiones.

Por tercer año consecutivo, los problemas económicos y políticos de Venezuela la ponen como la más miserable del ranquin. El país menos miserable es, de nuevo, Tailandia –en gran parte debido a su particular forma de calcular el desempleo- y el resto del escalafón muestra movimientos notables por parte de Reino Unido, Polonia y México, por nombrar algunos.

Dolores de cabeza económicos han plagado Venezuela por años. La caída de los precios del petróleo, el único producto de exportación significativo de ese país, ha alimentado la crisis que ha dejado vacías las estanterías de los supermercados, los hospitales sin las medicinas básicas y el crimen violento desenfrenado conforme el desespero se torna en ira.

Mientras que el país no ha reportado información económica desde 2015, el Índice Café con Leche de Bloomberg, que busca seguir la pista de la inflación a través del costo de un café con leche, muestra un precio disparado en 1.419% desde mediados de agosto. Los economistas estiman que los precios aumentarán cerca de seis veces este año, según una encuesta de Bloomberg.

Aproximándose a Venezuela –aunque ningún país siquiera se acerca a su puntaje- está otro puñado de países en Europa central y oriental.

Polonia, que experimentó el mayor movimiento negativo en el ranquin, su ubica en el número 28 de 65 economías estudiadas, desde un ranquin de 45 en el índice del año pasado. Mientras más alto es el ranquin, más miserable la economía.

Si bien desde la crisis financiera ha visto un descenso en la tasa de desempleo, la inflación subió hasta 1,8% en enero luego del mayor periodo deflacionario del que se tenga registro.

Aumentos similares en los precios en Rumania, Estonia, Letonia y Eslovaquia generaron grandes saltos en los ranquin del Índice de Miseria de los países.

La miseria también se profundizó en México, de acuerdo con el Índice. Luego de terminar 2016 en el puesto 38, se ha previsto que suba hasta el 31 conforme la inflación se aproxima a una previsión de 5% para 2017 desde un promedio de 2,8% el año pasado. Una combinación del fin del subsidio al combustible y una caída de 11% del peso frente al dólar desde la elección presidencial de noviembre pasado en Estados Unidos está ejerciendo presión sobre los precios.

El movimiento de Reino Unido dos puestos hacia más miseria viene tras la votación del Brexit. El popular referendo que cimentó el comienzo de la salida de ese país de la Unión Europa ha llevado la libra al punto más bajo en 30 años, lo que ha incrementado el costo de las importaciones y, junto a eso, la inflación.

Un grupo diverso está haciendo avances para ser menos miserable: Noruega, Perú y hasta China.

Los problemas en la economía noruega podrían al menos bajar los precios para los consumidores este año, lo que permitiría al país mejorar el mediocre desempeño del año pasado y volverse 18 puestos menos miserable.

Los economistas prevén una caída en el gasto de petróleo en 2017, mientras que el desempleo se queda alrededor del 4,8%.

Perú también está equilibrado con un notable movimiento de 13 puestos hacia una mejor economía este año. De nuevo, esto es una buena noticia por malas razones: Perú fue más miserable de lo esperado en 2016 debido a la sequía que disparó los precios los alimentos y una demanda interna débil pesó sobre el mercado laboral. Los economistas parecen estar de acuerdo con el banco central de Perú, que prevé una mejoría en la inversión y el comercio.

Finalmente entre los de mayor progreso en el ranquin este año deberían estar Hong Kong, Taiwán, Holanda, China, Ecuador y Rusia. Un mejor horizonte en China, la segunda economía más grande del planeta, es una buena noticia en las proyecciones globales. Los Estados Unidos se mantienen en los 20 menos miserables, el número 49, aunque ahora unos puestos peor que China, con el cual empató en 2016.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.