¿Por qué los ataques de EEUU contra ISIS están causando más muertes de civiles?

Un niño herido en Mosul por fuego de los combates entre la coalición de fuerzas de Irak y EEUU y los milicianos del Estado Islámico. (Reuters/Yahoo News)

Jesús Del Toro – Yahoo
En las operaciones militares contra las fuerzas del Estado Islámico (ISIS) en Irak, recientemente se ha reportado un creciente y alarmante número de víctimas civiles, muchas de las cuales habrían fallecido o resultado heridas durante los ataques y bombardeos en la ciudad iraquí de Mosul, que las fuerzas de la coalición apoyada por Estados Unidos tratan de arrebatar al citado grupo terrorista.

Las recientes muertes de civiles a causa de las operaciones militares de la coalición anti ISIS en Mosul no han sido plenamente cuantificadas, pero de acuerdo a The New York Times las autoridades iraquíes calculan que el saldo del bombardeo estadounidense en Mosul, sobre todo de uno de gran calado sucedido el 17 de marzo, podría superar las 200. Se trataría, como explica ese diario, de una de las peores cuotas de mortandad civil que se haya registrado por un ataque de fuerzas estadounidenses en Irak.

La guerra es siempre atroz y para los no combatientes que quedan atrapados en el área de fuego la situación es literalmente un infierno. Con todo, no está cabalmente explicado por qué los recientes ataques aéreos estadounidenses habrían provocado tantas bajas entre la población de Mosul.

La experta en derecho internacional Oona Hathaway propuso en el portal Just Security cinco explicaciones posibles del incremento en la mortandad de civiles vinculados a ataques estadounidenses contra ISIS en Irak y Siria.

Una es que las áreas que son campo de batalla en esa ciudad iraquí se habrían movido a sitios más densamente poblados, lo que junto a las alegaciones de que ISIS está forzando a la población a quedarse en el lugar para servir como escudos humanos podría explicar la escalada de muertes civiles. Otra posibilidad es que Estados Unidos esté desplegando en tierra, en las zonas de combate, una mayor cantidad de soldados que antes, y por ello requiera desatar mayor poder de fuego para cubrir su avance, lo que haría más ‘tolerables’ los efectos colaterales de esos bombardeos.

Hathaway también considera que podría haberse dado un cambio en los criterios de las fuerzas armadas estadounidenses que determinan qué tantas bajas civiles resultan ‘aceptables’ en aras de lograr un objetivo militar. En la administración de Barack Obama, por ejemplo, esos criterios habrían sido relativamente estrictos, pero si actualmente esos lineamientos han cambiado, ataques que antes no habrían sido efectuados por su potencial devastación entre la población del lugar hoy sí podrían ser autorizados.

Con todo, aunque el pasado martes mandos militares de EEUU e Irak negaron que se hayan modificado las reglas de combate que buscan evitar provocar muertes de civiles, como informó la televisora CBS, el propio comandante de las fuerzas estadounidenses en Irak dijo que se investiga lo sucedido (pues no se ha reconocido oficialmente que fueran los bombardeos estadounidenses los culpables de esas muertes) y admitió que dado que las áreas sujetas a bombardeo son zonas urbanas densamente pobladas, era “predecible” que se provocaran más bajas civiles. Pero también rechazó que se hayan cambiado los criterios de combate y que el Pentágono tolere ahora un mayor riesgo de mortandad civil.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.