Los pobres, los viejos y los votantes de Trump: los más afectados por la iniciativa de salud republicana

Jesús Del Toro

El nuevo plan de salud, que sustituiría a Obamacare, ha sido presentado por el líder de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, con pleno apoyo del presidente Donald Trump. (AFP)

La propuesta republicana para reformar el sistema de salud ha resultado, al menos por el reciente análisis de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO por sus siglas en inglés), un tiro por la culata en términos políticos y, a escala social, un rudo golpe justo a las personas que más esperaban y exigían ese cambio.

Pero el muy anunciado, ansiado por los republicanos y muy controvertido plan para abolir y reemplazar la Ley de Cuidado de Salud Asequible (llamada Obamacare y promulgada durante la administración de Barack Obama) se ha topado con la realidad de las cifras duras.

Por años, los opositores a Obamacare clamaron por su eliminación y afirmaron, Donald Trump incluido, que pronto y fácilmente establecerían un nuevo sistema que ofrecería pólizas de seguro más baratas, acceso amplio a cobertura de salud, un alto a la intervención del gobierno en los mercados y en las decisiones personales de las personas y el mantenimiento de premisas básicas como la prohibición de que se le niegue un seguro médico a una persona por padecer enfermedades preexistentes.

Pero, en realidad, de acuerdo a análisis recientes, los más afectados por la actual propuesta republicana –apoyada por la Casa Blanca y por el líder de la Cámara de Representantes Paul Ryan– serían, justamente, muchas de las personas que votaron por Donald Trump.

De acuerdo a The Upshot de The New York Times, datos de un estudio de la Universidad de Harvard y de la Fundación Kaiser Family, las personas que más verían incrementado su gasto en seguro médico son, en líneas generales, los votantes de Trump.

El 58% de quienes verían incrementada su factura en 7.500 dólares o más y el 60% de quienes tendrían que pagar entre 5.000 y 7.500 dólares adicionales son personas que votaron por el actual presidente. En cambio, el 49% de quienes obtendrían ahorros de hasta 2.500 dólares y el 47% de quienes dejarían de pagar más de 2.500 dólares fueron votantes de Hillary Clinton, cifras que son, respectivamente, 43% y 46% en el caso de votantes de Trump.

Pero más allá de esos porcentajes, el estudio del CBO indica que el plan de salud republicano provocará que 14 millones de personas pierdan su seguro médico en 2018, cifra que se elevará a 24 millones en 2026. Además, en los próximos dos años tendrían alzas del 20%. Todo lo contrario de lo que los republicanos habían prometido y de lo que sus votantes esperaban.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.