Juan Dalmau radica proyecto para frenar cesáreas en Puerto Rico

EL CAPITOLIO  – El portavoz senatorial del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau Ramírez, presentó el lunes, un proyecto de ley que pretende reducir el incremento de cesáreas en la isla y que se reporta en un 46.3 por ciento de los partos.

“Nuevamente, radicamos una medida con el propósito de ayudar a acabar de una vez y por todas con la arbitrariedad de algunos proveedores de salud al momento de decidir realizar una cesárea. La alarmante tasa de cesáreas que hay en Puerto Rico en la mayoría de las ocasiones sólo responde a asuntos de conveniencia para algunos obstetras. Y para añadir sal a la herida, resulta que además de la cesárea ser más costosa que el parto natural, la misma significa más días de hospitalización para la madre, más medicamentos, y podrían presentar complicaciones por cuyo tratamiento también se cobraría”, puntualizó el senador independentista en el Hemiciclo del Senado.

Añadió que “en otros años, en 2007, casi llegó al 50 por ciento, muy por encima de la tasa recomendada por la Organización Mundial de la Salud, que estipula que sean de un diez a un 15 por ciento de los nacimientos”.

El Proyecto del Senado 363 busca obligar a los obstetras, así como a toda clínica, hospital, sala de emergencia, centro de servicios médicos o cualquier otra instalación en Puerto Rico en la cual se realicen partos a rendir informes trimestrales sobre el número de cesáreas, partos inducidos, partos vaginales que realizan, en los que especifiquen el nivel de riesgo de los alumbramientos y las justificaciones para las cesáreas o inducciones a las cesáreas. Según el Departamento de Salud en la isla el 46.3 por ciento de los partos son mediante intervención quirúrgica.

Explicó que en el 2008 el entonces gobernador, Aníbal Acevedo Vilá vetó un proyecto del PIP parecido aprobado por unanimidad en ambas cámaras legislativas y en el pasado cuatrienio la representante Lydia Méndez censuró la participación de la senadora María de Lourdes Santiago en el Comité de Conferencia, muriendo así un proyecto similar en la Cámara.

“Esperamos que en esta ocasión no se sucumba a presiones para en algún tramo del proceso obstaculizar el proyecto y la iniciativa sea finalmente convertida en ley”, concluyó Dalmau Ramírez.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.