Federales arrestan dos dominicanos por antecedentes criminales en Puerto Rico

SAN JUAN  – Agentes de la Patrulla Fronteriza adscritos al Negociado de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) arrestaron esta semana a dos ciudadanos de la República Dominicana durante dos incidentes separados en Puerto Rico, se informó el viernes.

“Tenemos la firme determinación de arrestar a los delincuentes convictos que tratan de regresar a la isla después de que hayan sido removidos por cumplir su sentencia”, dijo Ramiro Cerrillo, Jefe de la Patrulla Fronteriza Destacamento de Ramey en declaraciones escritas.
Leandro Mercedes Coplin, comparecerá ante la Magistrado del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Sylvia Carreño Coll, enfrentando cargos bajo el título 8 del Código de los Estados Unidos, Sección 1326, por intentar volver a entrar después de haber sido removido por una condena por cometer un delito grave.

El señor Mercedes Coplin fue encontrado dentro de una “yola”, junto con otros 22 migrantes, interceptados en la madrugada del miércoles por la Guardia Costera de los Estados Unidos, aproximadamente a 30 millas al norte de la isla de Mona.

Narciso Rondón Mejía, comparecerá acusado bajo el título 8 del Código de los Estados Unidos, Sección 1326, por intentar volver a entrar después de una remoción anterior por una condena por delito agravado. El Sr. Rondón-Mejía fue encontrado ilegalmente presente por agentes de la Patrulla Fronteriza en Camuy, Puerto Rico.

El fichaje biométrico reveló que Mercedes Coplin había sido removido en 2007 después de una condena por posesión penal de propiedad robada por un tribunal de Nueva York.

Rondón-Mejía había sido removido en 2013 después de una condena por conspiración para cometer el lavado de dinero sentenciado en un tribunal del sur de la Florida.

Agentes de la Patrulla Fronteriza presentaron el caso al Fiscal Auxiliar Nicholas Smith para procesamiento.

Si es condenado, Mercedes-Coplin se enfrenta a una multa o prisión por no más de 10 años, o ambos. Si es condenado, Rondón-Mejía se enfrenta a una multa o prisión por no más de 20 años, o ambos.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.