Farmacias de la comunidad se oponen a eliminación de requisito para el establecimientos de centros de salud en la isla

SAN JUAN – La presidenta de la Asociación de Farmacias de la Comunidad (AFCPR), Idalia Bonilla, se expresó en contra de la eliminación de una certificación que permite el establecimiento de centros de salud en la isla, indicó el jueves.

“El objetivo de los Certificados Necesidad y Conveniencia es tener una planificación ordenada de las facilidades de salud para que se pueda proveer un servicio de acuerdo a las necesidades de la población y que los servicios se presten donde sean más necesarios para la población”, explicó en declaraciones escritas la licenciada.

“La eliminación de este requisito para las farmacias por el tribunal en el 2005, tuvo como consecuencia el establecimiento desmedido y sin planificación de las farmacias de cadena, lo que ha resultado en una saturación en ciertas áreas del país”, sostuvo.

Los Certificados de Necesidad y Conveniencia (CNC) son requisitos para el establecimiento de facilidades de salud como los hospitales y laboratorios clínicos, como se dispone en el Proyecto del Senado 361, discutido el jueves en vistas públicas.

Bonilla declaró que para el 2005 en Puerto Rico habían unas 58 farmacias de cadena mientras que para para el 2015, ya habían 119.

Indicó que dicha situación convierte a Puerto Rico en la segunda jurisdicción de los Estados Unidos con la mayor presencia de dicha cadena cuando se compara con otros diez estados con una población similar a la de Puerto Rico.

“La eliminación de los certificados de necesidad y conveniencia ha tenido un efecto nefasto en las farmacias de comunidad. La derogación propuesta para estos certificados afectará a las facilidades de salud que son pequeñas y medianas empresas (“PYMES”) y que ahora, más que nunca, son fundamentales en la creación de empleos y de capital en el país,” expresó de otra parte la licenciada Marylis Gavillán, directora ejecutiva de la AFCPR.

“Las ventas en farmacias se han contraído de 4,050.8 millones de dólares en el 2005 a 3,881 millones de dólares en el 2014. Dicho impacto también ha traído la pérdida de empleos, pues, los estudios económicos han calculado que por cada empleo que crea una mega-tienda o cadena, se pierde 1.4 y 1.5 empleos en las empresas desplazadas. No podemos darnos el lujo de seguir perdiendo empleos”, detalló Gavillán.

“La planificación desordenada puede llevar a que ciertos negocios queden fuera de unas áreas geográficas ante la presencia activa y repetitiva de las empresas multinacionales. Si la Legislatura entiende que el problema es el proceso actual para la otorgación de dichos certificados, lo que procede entonces es un estudio al respecto y enmiendas a la legislación y reglamentación vigente, pero no su derogación”, añadió.

Las facilidades de salud a la que les aplicaría la derogación de los CNC son hospitales, facilidades de cuidado extendido, casas de salud, centros de rehabilitación, centro de enfermedades renales, incluyendo unidades ambulatorias de hemodiálisis, centros de cirugía ambulatoria, programas de servicios de salud en el hogar, centro de diagnóstico y tratamiento, bancos de sangre, laboratorios clínicos y facilidades radiológicas.

Actualmente, el Secretario de Salud de Puerto Rico concede licencias para la operación de las facilidades de salud, para las cuales es compulsorio obtener un certificado de necesidad y conveniencia.

El Proyecto del Senado 361 propone derogar la Ley de Certificados de Necesidad y Conveniencia para dejar a la libre competencia el proceso para construir, adquirir u operar una facilidad de salud.

En Puerto Rico, hay unas 750 farmacias independientes que le brindan servicios a miles de pacientes en toda la Isla.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.