Escultor lamenta que la obra Cardúmen Onírico tenga que ser removida por supuesta falta de mantenimiento

SAN JUAN – Un grupo de artistas, liderado por el escultor Carlos Guzmán, protestaron el domingo por la supuesta falta de compromiso demostrada por la Administración de la ciudad de San Juan hacia las obras de arte que adornan varias áreas públicas en la zona del Condado.
“Por varios años hemos estado intentando establecer los parámetros para rehabilitar esta imponente escultura que adorna una de las plazas públicas con mejor vista en todo San Juan. Lamentablemente, nunca el Municipio respondió concretamente a nuestro pedido. Por tal razón, esta escultura que con tanto amor y dedicación se levantó en el año 2000 para el disfrute de los residentes de la zona del Condado, así como los miles de turistas que anualmente visitan el área, se tiene que remover porque constituye un peligro para la gente que visita esa plaza. Este triste suceso es el resultado de una falta de compromiso con mantener las obras de arte en buenas condiciones”, comentó Guzmán, el autor de la pieza, en declaraciones escritas.
Guzmán sostuvo que la falta de mantenimiento tuvo como consecuencia el deterioro de la escultura Cardúmen Onírico, la cual ubica en la Plaza Rafael Escudero, avenida Ashford en el Condado. El artista mostró una serie de correos electrónicos con varios funcionarios de la administración de Yulín Cruz solicitando el permiso para restaurar la obra, sin ninguna contestación, según señalaron en comunicado de perensa.
La mencionada escultura fue realizada bajo la administración de la entonces alcaldesa, Sila María Calderón, como parte del programa de rescate de áreas urbanas olvidadas en la Ciudad Capital y de su iniciativa llamada Arte Urbano.
La escultura Cardúmen Onírico se compone de la interacción de unos maduros abstractos que representan, de forma simbólica, a los delfines. La obra se edificó con materiales y productos de alta calidad y resistente a condiciones climatológicas adversas, incluyendo capas de pintura duradera. Pero la misma necesita mantenimiento regular, algo que estaba estipulado en el contrato de la obra, se explicó.
“Como parte de las cláusulas del contrato estaba desarrollar un itinerario de mantenimiento, el cual sometimos, incluyendo los materias que se deben utilizar para cada restauración. Por encontrarse la obra muy cercana al mar, se hacía imperativo que se siguiera ese itinerario. En el 2004 se intervino con la escultura, pero nada ha pasado en los últimos seis años. Desde principios del 2015 he intentado, de todas maneras, comunicarme con el Municipio para coordinar las labores de rehabilitación, pero, aunque la comunicación con los oficiales municipales fue buena, nunca se concretaron los trabajos. Ahora es demasiado tarde”, añadió el escultor puertorriqueño.
Guzmán, natural de Luquillo, cuenta con una extensa carrera como escultor. Fue galardonado como maestro escultor por el Ateneo Puertorriqueño de San Juan, la institución cultural más antigua en la Isla. Es autor de decenas de piezas de renombre mundial.
Ante la falta de mantenimiento, la escultura Cardúmen Onírico tiene que ser removida de manera inmediata. “Es una pena, todas las gestiones se hicieron para evitar esta situación. No queremos que las otras obras de arte en el área del Condado, muchas de ellas realzadas por artistas puertorriqueños, sufran la misma suerte. Por eso estamos hoy aquí. Esto no es una denuncia o una queja en contra de una o más personas, esto es un llamado a nuestros funcionarios para que se acuerden de que las obras necesitan mantenimiento. En este caso, yo estaba dispuesto hacerlo libre de costo, solo los materiales se hubiesen pagado. Espero que esto n vuelva a ocurrir”, culminó diciendo Guzmán.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.