EE.UU. e Iraq indagan denuncias sobre 200 muertos por ataques aéreos en Mosul

(CNN) – El ejército de Iraq informó que 61 cuerpos han sido recuperados de entre los escombros de una casa en Mosul después de que surgieran denuncias sobre la muerte de 200 civiles en ataques aéreos en la ciudad.

Pero el ejército dijo que una inspección inicial de la casa no mostraba ninguna señal de ataque aéreo, y que era más probable que militantes de ISIS hubieran hecho explotar el edificio.

Los detalles son los primeros que surgen desde que los departamentos de Defensa tanto de Iraq como de Estados Unidos lanzaran el sábado investigaciones formales sobre ataques aéreos que impactaron Mosul entre el 17 y el 23 de marzo.

Estados Unidos e Iraq mantienen desde octubre una ofensiva para recuperar Mosul de manos de ISIS. La segunda ciudad más grande de Iraq permanece bajo control del grupo terrorista desde 2014, y es su último gran bastión en el país.

Una coalición liderada por Estados Unidos confirmó el sábado que había realizado bombardeos el 17 de marzo “en la locación correspondiente a los señalamientos de bajas civiles”.

Grupos civiles de defensa que reportaron primero las muertes en redes sociales dicen que el ataque del 17 de marzo fue uno de los más mortales. Ese ataque es el foco principal de la investigación estadounidense.

Las investigaciones están enfocadas en aclarar la confusión sobre el número de víctimas civiles y el motivo de las muertes. Bashar al Kiki, director del Concejo Provincial de Nínive, dijo a CNN el sábado que más de 200 personas habían muerto en varios “ataques aéreos indiscriminados” durante varios días de los que responsabilizó a las fuerzas iraquíes y de la coalición.

De los 61 cuerpos recuperados hasta ahora, no está claro cuántos son de civiles y cuántos de milicianos de ISIS.

¿Coche bomba o ataque aéreo?

El ejército iraquí dijo en un comunicado el domingo que la casa que inspeccionaron había quedado reducida a escombros, pero que no había señales de que hubiera recibido impactos desde el aire. El equipo encontró un coche bomba y un detonador entre los escombros y, junto con declaraciones de testigos, se sospecha que militantes de ISIS hicieron detonar el edificio.

El ejército dijo que 25 mujeres y niños fueron rescatados con vida.

El Comando Central de Estados Unidos dijo en un comunicado el sábado que había abierto una investigación formal “para terminar los hechos alrededor del ataque y la validez de los señalamientos sobre víctimas civiles”.

“La coalición respeta la vida humana, que es por lo que estamos asistiendo a nuestros socios iraquíes en su esfuerzo por liberar sus tierras de la brutalidad de ISIS”, dice el comunicado.

“Nuestra meta es siempre tener cero bajas civiles, pero la coalición no abandonará nuestro compromiso con nuestros socios iraquíes debido a las inhumanas tácticas de ISIS que aterrorizan a los civiles, usan escudos humanos, y batallan desde sitios protegidos como escuelas, hospitales, sitios religiosos y barrios civiles”.

El ejército de Estados Unidos también está investigando denuncias sobre bajas civiles por dos ataques aéreos en Siria.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.