Denuncian miles de estudiantes se quedarían sin servicio de comedor escolar

SAN JUAN – Miles de estudiantes de las escuelas públicas del país se quedarían sin recibir los servicios de desayuno y almuerzo, si se adopta la medida propuesta por la Junta de Control Fiscal de reducir cuatro días al mes a los empleados públicos incluyendo los empleados del sistema de comedores escolares.

Así lo dio a conocer el miércoles, Nelly Ayala León, presidenta de la Unión de Empleados de Comedores Escolares. La sindicalista expresó, que el pueblo no puede aceptar ni ahora ni al primero de julio, que se le recorte la jornada laboral si el gobierno no alcanza las metas de recaudos adicionales que estableció la Junta en la reunión celebrada el pasado lunes en New York.

“Estamos hablando que, de 380 mil estudiantes matriculados aproximadamente, 83 mil desayunan y 258 mil almuerzan diariamente”, manifestó Ayala en declaraciones escritas.

“Es inhumano e inmoral que la Junta pretenda dejar sin educación y alimentos a los estudiantes del país, cuando gran parte de éstos la única comida caliente que se comen a diario la reciben por nuestros empleados de comedores escolares. Personas que nunca pisaron un comedor y una escuela pública no pueden conocer las necesidades de un pueblo y lo importante que es el programa de comedores escolares para los niños de este país”, añadió.

La líder sindical explicó que, de implantarse esta reducción de 4 días de trabajo al mes, serían 28 horas de trabajo menos para los empleados con jornada de 7 horas diarias. En el caso de los PSA 2 con jornada de 7.5 horas diarias la reducción sería de 30 horas al mes. Esto redundaría en una reducción de entre 203.00 dólares y 388.00 dólares mensuales en su salario.

“Cuando a esto le sumas los demás impuestos que se quieren imponer el resultado será una clase obrera empobrecida”, apuntó.

Pero los empleados no serán los únicos que perderán, el no brindar servicios por esos 4 días el programa de comedores no recibirá cerca de 4.7 millones de dólares mensuales de fondos federales por concepto de los cerca de 1.3 millones de bandejas que se dejarán de servir mensualmente. El programa de comedores escolares recibe un reembolso federal por cada bandeja que se sirve en desayuno y almuerzo.

Ayala León dijo que esta medida también afectará la economía. Explicó que el programa de comedores escolares tendrá que hacer ajustes en las compras de un 20 por ciento lo que implicaría que se perjudique el comerciante de compra local, agricultura, ganaderos, avicultores, porcinos cultores e industria lechera, provocando una gran pérdida de empleos directos e indirectos y miles de dólares por recaudos que el gobierno dejará de recibir.

“El Gobernador y la Asamblea Legislativa no pueden permitir que como plan A, B y C, se reduzca la jornada a los empleados de comedores y que los estudiantes pierdan dos meses de clases. El que se reduzca cuatro días al mes en 10 meses, representa 40 días de clases menos que recibirán los estudiantes”, argumentó.

“Estaremos viendo una mayor desintegración de la familia porque, ¿qué va a pasar con los estudiantes los días que no tengan clases y los padres trabajen? ¿tendrán que pagar cuidos? ¿dejarlos solos en el hogar?, cuestionó.

La sindicalista anunció que la Unión de Comedores Escolares estará convocando a su matrícula para unirse a la manifestación que ha convocado la Asociación de Maestros de Puerto Rico, para este próximo viernes 17 de marzo. La actividad será una marcha vigilia que saldrá a las 5:00pm desde el Capitolio hasta la Fortaleza.

“Es inaceptable que la Junta pretenda seguir quitándole dinero y beneficios a los trabajadores y servicios al pueblo con tal de tener como prioridad pagar a los bonistas. Todo parece indicar que su misión es que seamos un país más empobrecido, contraído económicamente y analfabeto”, concluyó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.