Continuidad del ‘Obamacare’ es una derrota mayúscula para Trump

“Decepcionado” se mostró el Presidente de EE. UU. ante la negativa de los republicanos más duros

del sistema de salud, que se vio forzado a retirar del Congreso por falta de votos.

“Estoy decepcionado con esto, y también un poco sorprendido, para ser honesto (…). Pero pienso que de todo esto lo que saldrá será un proyecto de ley mejor”, dijo Trump en la Casa Blanca.

La Cámara de Representantes había acordado iniciar el debate y la votación de la propuesta de la Casa Blanca al promediar la tarde, pero minutos antes del horario previsto, líderes partidarios informaron que el texto había sido retirado de agenda.

“Estuvimos muy, muy cerca. Nos faltaron quizá 10 o 15 votos”, dijo el mandatario, quien no hizo ningún esfuerzo por esconder su frustración, pero evitó cuidadosamente formular críticas al Partido Republicano. Los republicanos tienen 237 bancas de un total de 435 y necesitaban 216 votos para hacer aprobar su propuesta y sepultar el actual modelo de seguros de salud, conocido como ‘Obamacare’. Sin embargo, la oposición del ala ultraconservadora en la bancada republicana se tornó insuperable, y los visibles esfuerzos de la Casa Blanca para hallar una solución se mostraron insuficientes.

En la visión del mandatario, el actual modelo, ‘Obamacare’, “estallará” porque los precios de los seguros médicos continuarán aumentando, pero admitió que por el momento no hay cómo formar una mayoría legislativa para modificarlo. “ ‘Obacamare’ está estallando y estallará todavía más, y no será algo agradable de ver”, dijo.

La retirada del proyecto implica una derrota mayúscula para Trump, ya que la coyuntura puso a prueba su poder de negociación con la base legislativa republicana, el mismo que al inicio de la campaña electoral dudó en apoyarlo y apenas cerró filas cuando su victoria parecía inevitable. Además, Trump no deja escapar oportunidad de presentarse como un gran negociador, y durante toda la campaña reforzó los logros alcanzados en su vida empresarial como consecuencia de ese talento, aunque en esta coyuntura no logró construir la unidad necesaria en el partido.

En una conferencia de prensa convocada de urgencia en el Congreso, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, admitió que el modelo ‘Obamacare’ “es la ley”. “No tenemos los votos suficientes para sustituir esta ley. De forma que sí, tendremos que vivir con ‘Obamacare’ por ahora”, expresó visiblemente frustrado.

Ante este escenario, Trump dijo que la Casa Blanca deberá concentrarse ahora en otra promesa formulada en la campaña, la reforma del sistema de impuestos. Luego de la investidura era evidente dentro del equipo de Trump la división entre los que preferían lanzar primero la reforma fiscal y los que convencieron al presidente de comenzar por la reforma del sistema de salud.

Desmantelar y sustituir el ‘Obamacare’ fue una de las más insistentes promesas de campaña de Trump, que siempre calificó el sistema de “desastre”. Sin embargo, después de su investidura, Trump y los legisladores republicanos percibieron que era necesario proponer una legislación alternativa, momento en el cual la unidad tras el presidente se resquebrajó.

El proyecto de ley de la Casa Blanca buscaba recomponer parte del sistema que regía antes del ‘Obamacare’ (con seguros de salud básicamente sin regulación), pero mantenía algunas partes consideradas claves, como la cobertura de enfermedades preexistentes. Aun así, una comisión del Congreso encargada de estadísticas señaló que el proyecto de Trump dejaría a corto plazo a unos 14 millones de personas sin cobertura médica, cifra que podría aumentar a más de 20 millones en pocos años.

EFE

Hillary Clinton: ‘Es una victoria de Estados Unidos’
Hillary Clinton, excandidata presidencial demócrata que enfrentó a Trump en los comicios pasados, aseguró en un comunicado, publicado en su cuenta de Twitter, que la retirada del Congreso de la reforma sanitaria propuesta por el presidente es “una victoria a favor de los estadounidenses: para los 24 millones de personas que estaban en riesgo de perder su cobertura sanitaria, para los mayores, para las familias que luchan contra la silenciosa epidemia de la adicción, para las nuevas madres y todas las mujeres”.

Y, prosiguió, es “sobre todo, una victoria para cualquier persona que crea que una asistencia sanitaria asequible es un derecho humano”.

La excandidata concluyó el escrito afirmando que tienen que rechazar “en un futuro las malas ideas y dar bienvenida a las buenas para que la asistencia sanitaria sea más asequible, pero (lo de) hoy (ayer) nos recuerda que no hay ningún sustituto para la resistencia y defensa de nuestros valores”.

Clinton fue secretaria de Estado del gobierno de Barack Obama, que puso en marcha el actual sistema de salud estadounidense.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.