Apoyan propuesta para integrar a la UPR al sistema de tutorías del DE

EL CAPITOLIO  – El proyecto de la Cámara 676, sometido por el presidente de la Comisión de Educación, Arte y Cultura, el representante Guillermo Miranda Rivera, para crear la “Ley de Apoyo a Estudiantes de Escuelas Públicas del Gobierno de Puerto Rico”, recibió el lunes el aval de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y del Consejo de Educación de Puerto Rico.

“El propósito que nosotros queremos es que la Universidad de Puerto Rico el ente primario en dar los servicios a lo que es el gobierno y los municipios. Que sean ellos los que den los adiestramientos. Tenemos la gente experta para trabajar, pero no está siendo el ente que está a cargo de la educación y del adiestramiento en Puerto Rico. Debería de ser así. Y si siguiendo lo que es la orden ejecutiva del Gobernador, debemos proveer el mismo servicio”, expresó Miranda Rivera en declaraciones escritas.

La propuesta consiste en establecer que el Departamento de Educación de Puerto Rico (DE), concederá prioridad a la UPR, a los Municipios así como a otras instituciones de enseñanza superior, debidamente acreditadas por el Consejo, en el otorgamiento de acuerdos para brindar servicios educativos de apoyo a las escuelas públicas, tutorías y entre otros. Esto, de acuerdo con la necesidad de las escuelas.

La vicepresidenta interina de Asuntos Estudiantiles de la UPR, Nitza Rivera Pacheco y la vicepresidenta asociada de Asuntos Académicos de la UPR, Nelly Torrado Pérez, explicaron que por años la Universidad ha desarrollado diversos proyectos de colaboración con el DE con el fin de aumentar el número de estudiantes que prosiguen estudios postsecundarios. Sobre todo, los de bajo nivel económico, cuyas expectativas de acceso a la UPR son bajas.

Torrado Pérez, hizo referencia a los estudios Brusi, 2009; Duncan y Muenane- 2014, que revelan que esa brecha comienza desde los grados primarios. Sostuvo que la solución no es sencilla y requiere de una combinación de diversas estrategias para atender la multiplicidad de factores involucrados. Entre ellos, bajas expectativas, carencia de información sobre la vida universitaria, falta de referentes (modelos familiares) o de su entorno que hayan completado la universidad y pobre desempeño académico.

Dijo, que en áreas geográficas de alta pobreza el 83.5 por ciento de padres y madres manifiestan sus deseos que sus hijos continúen estudios universitarios, sin embargo destaca que la expectativa de que lo logren baja a 56.8 por ciento.

“La brecha en las admisiones a la UPR entre las escuelas públicas y privadas comienza desde el momento de tomar la decisión de solicitar. Por ejemplo, al iniciar nuestro proyecto en el 2008, unos 3 de cada 4 estudiantes de escuela privada (75 por ciento) solicitaron a la UPR, mientras que solo 1 de cada 3 de escuela pública (33 por ciento) lo hicieron. Un 56 por ciento de los estudiantes de escuela pública tomaban el examen del ‘College Board Puerto Rico’ comparado con un 75 por ciento de las escuelas privadas”, puntualizó Torrado Pérez.

Entretanto, la directora ejecutiva interina del Consejo de Educación, la licenciada María Varas García, recomendó que sea el DE el que establezca los criterios o requisitos que deben contener las propuestas. Sobre los requisitos con los que deben cumplir los estudiantes para ser tutores y mentores, dispuestos en la medida, se recomienda que estos se establezcan mediante acuerdos entre el DE y las instituciones participantes.

Asimismo, la doctora Carol Salas en representación del Recinto de Ciencias Médicas de la UPR, recomendó se establezca un grupo de trabajo con la participación y representación de los diversos sectores que intervienen y participen en el proceso de enseñanza- aprendizaje, como son los maestros, directores del DE y la UPR, que examine los currículos y valores contenidos en los diversos ofrecimientos académicos del DE, programas de apoyo, servicio de educación especial y servicios a la comunidad.

Además, pidió a la Comisión que se incluya en la medida de forma clara y concisa cómo la prioridad hacia la UPR será establecida y que tenga el rol primario en el apoyo académico y evaluativo que las escuelas y lo diversos programas pudieran necesitar.

“Tenemos muchas recomendaciones buenas que se van a tomar en consideración. Descubrimos que hay unos centros que son completamente necesarios y que la UPR cerró aproximadamente hace dos años…. Y vamos a estar trabajando sobre la medida para irla mejorando”, concluyó el representante Miranda Rivera.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.