20 millones de personas en riesgo de inanición en la peor crisis humanitaria desde 1945, según la ONU

La sequía, la hambruna inminente y la presencia del grupo terrorista Al-Shabaab han dejado al país y a su población en una situación desesperada.

(CNN) – Somalia y otros tres países necesitan desesperadamente ayuda para salvar a más de 20 millones de personas del hambre y las enfermedades, según las Naciones Unidas.

La ONU imploró al mundo salir al rescate de Yemen, Sudán del Sur, Somalia y el noreste de Nigeria.

“Nos encontramos en un punto crítico en la historia. Ya en el comienzo del año nos enfrentamos a la mayor crisis humanitaria desde la creación de la ONU”, dijo el viernes el jefe de ayuda humanitaria de la ONU, Stephen O’Brien.

“Ahora, más de 20 millones de personas en cuatro países se enfrentan a la inanición y la hambruna. Sin los esfuerzos globales colectivos y coordinados, la gente simplemente morirá de hambre. Muchos más van a sufrir y morir por enfermedades”.

La ONU fue fundada en 1945.

Grupo terrorista roba alimentos

En Somalia, más de 6 millones de personas están en necesidad de asistencia alimentaria, lo que representa más de la mitad de la población.

La sequía, la hambruna inminente y la presencia del grupo terrorista Al-Shabaab han dejado al país y a su población en una situación desesperada.

“La situación es crítica en Somalia. La gente está muriendo de hambre y no hay agua”, dijo el residente de Mogadiscio Noor Ibrahim, que huyó de su casa para buscar ayuda en un campamento.

“Al-Shabaab bloquea las carreteras, no hay acceso a la ayuda alimentaria, los shabaab roban la comida también”.

Sudán del Sur, donde la hambruna fue declarada recientemente, cuenta con más de 7,5 millones de personas que necesitan asistencia, más de la mitad de los cuales son desplazados, según la ONU.

En el noreste de Nigeria, “el hambre se cierne sobre más de 120.000 personas”, dijo el Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

Y en Yemen, más de 7 millones de personas sufren gravemente la inseguridad alimentaria, según la ONU.

“Abandono”

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, hizo un llamamiento similar esta semana, advirtiendo que la crisis que enfrenta Somalia fue “abandonada” por el mundo.

“No hay que olvidar que cada una de estas personas es un caso individual de sufrimiento extremo”, dijo.

“Hay una obligación moral para todos nosotros de hacer todo lo que podamos para apoyar a estas personas”.

Se necesita dinero en Somalia, y rápidamente. Además de la sequía y el hambre, las enfermedades, como el cólera y el sarampión están empezando a extenderse.

La semana pasada, el primer ministro somalí, Hassan Ali Khaire, anunció que 110 personas habían muerto de hambre y enfermedades relacionadas con la sequía.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.