Federales arrestan millonaria organización criminal por fraude

SAN JUAN  – El 6 de marzo de 2017, un gran jurado federal en el Distrito de Puerto Rico devolvió una acusación contra doce acusados ​​de varios delitos federales, anunció el lunes, la fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez Vélez.

“Estas personas estuvieron involucradas en diferentes esquemas criminales en los que violaron varios estatutos federales, defraudaron y robaron la identidad de muchas personas simplemente para enriquecerse rápida e ilegalmente”, dijo Rodríguez Vélez en declaraciones escritas.

Según la fiscal federal, esta organización criminal fue dirigida por Alex Báez Espinal quien supuestamente participó en diferentes planes ilegales que se detallan en la acusación. Los acusados ​​Báez Espinal, Norman Guzmán Ramos, Kelvin Hernández y Bryan Santiago fueron acusados ​​de una conspiración para poseer con la intención de distribuir cocaína.

El acusado Kelvin Hernández se enfrenta a un cargo de posesión con la intención de distribuir cocaína. Báez Espinal, Hernández y Guzmán Ramos se enfrentan a cargos por el uso de una facilidad de comunicación en la comisión de delitos graves bajo la Ley de Sustancias Controladas. Es decir, utilizó un teléfono celular, para facilitar la comisión de un delito grave bajo el Título 21, del Código de los Estados Unidos, Secciones 841 y 846.

Explicó que los demandados Báez Espinal y Hernández fueron los líderes de la Organización para el Tráfico de Drogas y los Esquemas de Fraude de Celulares y de Alquileres, que se describen a continuación. Báez Espinal y Hernández obtuvieron información personal (incluyendo, pero no limitado a los números de Seguro Social y Fechas de Nacimiento) de las víctimas los acusados ​​Melton Pinilla y Luis Roberto Dávila. Durante la conspiración, luego de recibir la información personal de la víctima, Báez Espinal y Hernández revisaron la calificación crediticia personal de cada víctima. Si la víctima poseía una buena calificación crediticia, Báez Espinal y Hernández contactaron a las compañías de tarjetas de crédito utilizando la información personal obtenida fraudulentamente y solicitaron tarjetas de crédito a nombre de la víctima. Estas tarjetas de crédito fueron enviadas por correo a Puerto Rico por las compañías de tarjetas de crédito.

De acuerdo con la acusación, Báez Espinal y Hernández proporcionaron la información personal obtenida fraudulentamente a Luis Roberto Rivera Ortiz, quien creó licencias de conducir puertorriqueñas fraudulentas en los nombres de las víctimas con las fotos de los “corredores” o “jinetes” y otros miembros de la conspiración. Último Carrera Rosario también hizo documentos fraudulentos como tarjetas de seguridad social fraudulentas y facturas falsas de servicios públicos en nombre de las víctimas.

Los acusados ​​Bryan Santiago Rivera, José Vásquez Rodríguez, Leidy Baez Espinal y Verónica Sierra Pabón, actuaron como corredores o jinetes de la organización. Los diferentes esquemas de fraude cobrados son los siguientes:

Conspiración de fraude por correo:

Según la acusación, los acusados ​​Báez Espinal, Hernández, Santiago Rivera, Michael Alicea, Luis Roberto Rivera Ortiz, Último Carrera, Luis Roberto Dávila, José Vázquez, Kathya Andino-Aragonés, Leidy Bez Espinal y Verónica Sierra Pabón Utilizó los correos estadounidenses para obtener tarjetas de crédito fraudulentas en el nombre de las víctimas y luego usar esas tarjetas de crédito fraudulentas, junto con otros documentos fraudulentos, para comprar bienes y servicios.

Conspiración de fraude de teléfonos móviles:

Durante la conspiración, Báez Espinal, Hernández y Alicea (después de obtener tarjetas de crédito fraudulentas y licencias de conducir y / o seguridad social y facturas de servicios públicos), pagaron corredores o jinetes para hacer compras de teléfonos celulares en puntos de venta en Puerto Rico. Los corredores o los jinetes, utilizando las identificaciones fraudulentas, comprarían entonces tantos teléfonos móviles como permitido por el enchufe de venta al por menor usando la información de la víctima. Los corredores o los jinetes harían un pago inicial en efectivo en los teléfonos celulares y financiarán la parte restante del costo del teléfono celular en el crédito de la víctima.

Los líderes de la conspiración, Báez Espinal y Hernández, vendieron los teléfonos celulares a través de Internet a través de AMBE Group Inc., a individuos en Estados Unidos, Italia, Perú, Canadá y México. Desde alrededor de 2012 hasta 2016, la conspiración hizo aproximadamente 3 millones de dólares de la venta de los celulares obtenidos fraudulentamente y otros dispositivos electrónicos.

Esquema de fraude de coches de alquiler:

Báez Espinal y Hernández también utilizaron las tarjetas de crédito fraudulentas y la licencia de conducir y / o la seguridad social y las facturas de servicios públicos para alquilar vehículos en puntos de alquiler de coches. Pagaron a los corredores a los jinetes para alquilar automóviles de las salidas del alquiler de coches en Puerto Rico usando la identificación de la víctima.

Los corredores o los jinetes hicieron estos alquileres sabiendo que el corredor y / o los miembros de la conspiración no iban a devolver el vehículo de alquiler a la salida de alquiler de coches. Báez Espinal y Hernández y otros miembros de la conspiración utilizarían entonces el vehículo obtenido fraudulentamente antes de Elling.

En los cargos 6 a 9, Alex Báez Espinal, Hernández y Leidy Báez Espinal son acusados ​​de fraude telefónico, por transmitir dinero ilegal en el comercio interestatal y extranjero por medio de comunicaciones telefónicas. En el Conde 10 miembros de la conspiración están acusados ​​de conspiración para cometer fraude al dispositivo de acceso.

Los acusados ​​enumerados en el Recuadro 10 usaron el Número de Seguro Social y la Fecha de Nacimiento de otras personas para abrir y utilizar tarjetas de crédito fraudulentas que afectan al comercio interestatal y extranjero. Los números 11, 12 y 13 detallan el robo de identidad agravado que estos acusados ​​cometieron, incluyendo, pero no limitado a ocho víctimas. Los números 14, 15 y 16 son cupos de blanqueo de dinero derivados de actividades ilícitas especificadas, que fueron los diferentes esquemas explicados anteriormente.

El fiscal auxiliar Stuart Zander está a cargo del procesamiento del caso, bajo la supervisión de la fiscal adjunta Julia Díaz Rex, jefa adjunta de la Unidad Internacional de Narcóticos.

Si son declarados culpables, los acusados ​​se enfrentan a una pena mínima de 10 años de prisión perpetua en los cargos 1-2. Si es declarado culpable de los cargos de robo de identidad agravado, los acusados ​​se enfrentan a una pena mínima de dos años, además de la sentencia impuesta por el delito subyacente.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.