Movimiento obrero puertorriqueño promete intensa jornada de lucha

SAN JUAN- Empleados públicos y de la empresa privada se manifestaron el miércoles en los predios del Distrito de Convenciones en repudio a las medidas tomadas por el Gobierno de Puerto Rico y las propuestas de la Junta de Control Fiscal, que entienden son detrimentales para los obreros del país.

“Si el imperio de Estados Unidos pretende que esa junta venga aquí a imponerse sobre el pueblo puertorriqueño, les tengo un mensaje, se equivocaron. Y al Gobierno de Puerto Rico, que no se deje utilizar por la Junta de Control Fiscal”, dijo el presidente de la Unión Independiente de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (UIA-AAA), Pedro Irene Maymí.

La UIA-AAA, junto a otras organizaciones llegaron a los predios del Distrito de Convenciones, donde la Asociación de Industriales celebra en el Hotel Sheraton, el Caucus con el Gobierno. Jefes de agencia, el gobernador Ricardo Rosselló Nevares y el presidente de la Junta de Control Fiscal, José Carrión tercero, compartieron con los presentes la situación fiscal de Puerto Rico y las medidas que han tomado y van a tomar como administración y junta para atender la crisis.

“Esta infamia tendrá nuestra respuesta. Vamos a ponerle punto final al alineamiento del gobierno con la dictadura de la Junta de Control Fiscal. Vamos a detener todo intento de empobrecer más a la clase trabajadora y al pueblo puertorriqueño”, manifestó el portavoz Gerson Guzmán en declaraciones escritas.

Guzmán aseguró que los trabajadores van a rescatar sus derechos para garantizar un futuro digno a las futuras generaciones de puertorriqueños que no merecen los niveles de esclavitud moderna a la que el gobierno quiere llevarles.

Los organizadores de la concentración (ver lista abajo) se mostraron muy complacidos con la amplia acogida que tuvo la convocatoria—que fue organizada en unos pocos días—y que contó con la participación amplia no solo de los trabajadores, sino también por muchas otras entidades de la sociedad civil.

El también presidente de la Unión General de Trabajadores (UGT) señaló que en el plazo de un mes se eliminaron derechos que han costado décadas de lucha, pero los trabajadores están de pie y no cesarán hasta recuperarlos.

“Ellos buscan que la clase trabajadora pague por una deuda multimillonaria con bonistas de la que no son responsables. Son precisamente los trabajadores quienes han estado soportando una década de crisis y depresión económica, pagando impuestos y arbitrios mientras los empresarios y bonistas se llenan los bolsillos a costa de este pueblo. No más, hasta aquí llegaron. Empezó la jornada de lucha”, aseveró Guzmán.

Recalcó que los cambios a la legislación protectora de los trabajadores afecta con mayor énfasis a los jóvenes que comienzan un nuevo trabajo, a las mujeres jefas de familia que con jornadas extensas no podrán buscar los hijos a la escuela y dar seguimiento a su educación, pero también a todo aquel que quiera cambiar de empleo porque lo dejan desprovistos de sus derechos.

Dijo que los cambios ideados por supuestos genios de la banca y del desarrollo económico, hundirán a los comercios puertorriqueños que verán más difícil competir contra las grandes multinacionales al derogar la ley de cierre dominical. Pero, además afectarán a la propia banca y las cooperativas al extender a nueve meses el período probatorio e imposibilitar de esa manera los préstamos para compras de autos y residencias.

Otro de los grandes problemas de la legislación es que ahora podrán despedir a los trabajadores sin garantizarle un debido proceso y hasta eliminaron las protecciones contra el discrimen.

“Si los trabajadores tienen menos beneficios, ¿cómo es que van a comprar más productos y servicios, cómo es que van a pagar más arbitrios e impuestos para allegar fondos al erario? Estas personas todavía no han explicado cuántos empleos nuevos van a crear ni a cuánto ascienden los por cientos de mejoría en la economía. No lo han dicho porque te mienten. Están mintiendo al pueblo descaradamente, pero los trabajadores no se lo vamos a permitir”, declaró el dirigente obrero.

Recalcó que Puerto Rico atraviesa por una grave crisis migratoria que se agravará porque los jóvenes con menos beneficios laborales tendrán que salir a buscar en otro lugar mejores condiciones laborales y de calidad de vida.

Para el evento, miles de trabajadores se reunieron en diferentes lugares del país y marcharon o llegaron en caravanas hasta el lugar de la convocatoria donde además de los líderes obreros, también dieron mensajes representantes de la sociedad civil como la comunidad LGBTT (Pedro Julio Serrano-de Puerto Rico para Tod@s), organizaciones de mujeres, ambientalistas, defensores de derechos humanos y las entidades como la Concertación Puertorriqueña contra la Junta de Control Fiscal federal, Vamos Puerto Rico y los que exigen que se audite la deuda con los bonistas.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.