Los republicanos censuran a una senadora demócrata por leer una carta crítica con el nominado a fiscal general

Los republicanos censuran a una senadora demócrata por leer una carta crítica con el nominado a fiscal general

La senadora demócrata Elizabeth Warren. AP

La senadora debe regresar a su asiento”. Con esta frase, la presidencia republicana del Senado censuró anoche la intervención de la demócrata Elizabeth Warren durante el debate de confirmación del nominado a fiscal general, Jeff Sessions. El veto a Warren por leer una carta de la viuda del reverendo Martin Luther King, sin embargo, ha tenido el efecto contrario, renovando las críticas demócratas contra la nominación del senador de Alabama para dirigir el Departamento de Justicia.

Más de seis millones de personas han visto el vídeo publicado por Warren en Facebook en el que explica lo sucedido y lee la carta al completo. La etiqueta #LetLizSpeak dominaba la conversación en Twitter durante la mañana del miércoles. La advertencia de los republicanos a la senadora de Massachusetts —“se le avisó y aún así insistió”— es un lema más en la resistencia ciudadana contra el gabinete de Trump, que ya ha recibido más votos en contra que sus predecesores. Y varios senadores demócratas, en protesta, han leído en el pleno la misma carta que costó la expulsión a Warren.

En un extraño e inusual gesto, el presidente de la mesa en el Senado interrumpió a Warren durante su intervención en el debate de confirmación de Sessions el martes por la noche. El senador republicano de Alabama ya fue sometido a audiencias similares en los años 80 cuando fue nominado a un cargo de juez federal. Entonces fue rechazado entre graves acusaciones de racismo y ahora los demócratas buscan impedir que acabe liderando el mismo Departamento de Justicia al que se le negó la entrada como magistrado.

Warren, referencia de la izquierda estadounidense, leyó durante el debate una carta dirigida por la viuda de Luther King, Coretta Scott King, al Senado en 1986, cuando se debatía su nominación a juez. En ella, King escribió que “Sessions ha utilizado el poder de su cargo para negar el libre ejercicio del derecho a voto de los ciudadanos afroamericanos en el mismo distrito que quiere servir ahora como juez federal. Eso no se debe permitir”.

En ese momento, el presidente de la mesa advirtió a Warren de que había violado la regla de funcionamiento del Senado que prohíbe atacar personalmente a otro legislador. Ella argumentó que la misma carta que estaba leyendo había sido admitida en el acta de la sesión y le permitieron continuar. Pero a los 25 minutos acudió al pleno el líder de la mayoría, Mitch McConnell. El senador republicano reclamó intervenir y reiteró que Warren había acusado indebidamente a Sessions —todavía senador de Alabama— al citar a King.

“La senadora Warren estaba ofreciendo un extenso discurso”, justificó posteriormente McConnell. “Ella parecía haber violado las normas. Se le avisó. Se le dio una explicación. Y aún así insistió”. El republicano declaró que la senadora había atacado a Sessions al advertir que su nombramiento “negará el libre ejercicio del derecho a voto de los ciudadanos afroamericanos”, cuando en realidad esa frase había sido escrita por King en 1986. La senadora ha insistido en que la confirmación del nominado a fiscal general, que se espera para este mismo miércoles, sería “devastadora” para EE UU.

“Las palabras de King siguen siendo relevantes hoy”, respondió Warren. “La integridad del Departamento de Justicia depende de un fiscal general que luche por los derechos de todos los ciudadanos. Una evaluación honesta de la trayectoria de Jeff Sessions demuestra que él no es esa persona”. La senadora demócrata expresó su sorpresa “porque las palabras de King no sean aptas para un debate en el Senado de Estados Unidos”. McConnell repitió su objeción a que Warren continuara hablando. El presidente de la mesa le dio la razón: “La senadora debe regresar a su asiento”.

Los senadores demócratas utilizaron rápidamente la expulsión de Warren, que no podrá intervenir en el Senado hasta que se celebre la votación del fiscal general, para atacar a los republicanos. El procedimiento requirió incluso una votación, rozando la medianoche, en la que 49 republicanos votaron a favor —los 43 demócratas votaron en contra— de silenciar a Warren.

“Es un escándalo sugerir que recitar las palabras de Coretta Scott King sirvan para censurar a la senadora Warren y forzarle a que se calle”, declaró la senadora de California Kamala Harris. Otros legisladores recordaron que el mismo McConnell se había negado a invocar la misma regla cuando el senador Ted Cruz le acusó en un pleno de “mentir una y otra y otra vez”.

Deje un comentario