La Unión Europea critica a Trump, pero blinda sus fronteras

A la cumbre acudió la primera ministra británica, Theresa May (der.), en momentos en los que Reino Unido se separa del bloque pero se considera un puente con el nacionalismo de EE. UU. FOTO AFP

Como “preocupación” calificaron los jefes de Estado de la Unión Europea el sentimiento que les queda de las recientes “decisiones y actitudes” del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Reunidos en la isla mediterránea de Malta, los líderes de las 28 naciones del bloque consideraron que “no hay un sentimiento antiamericano, pero no hay que permanecer callados en lo referente a principios”, tal como afirmó el primer ministro maltés —y presidente de turno de la UE—, Joseph Muscat.
También, y aprovechando que los mandatarios europeos acudían a uno de los territorios más afectados por la crisis migratoria, estos pactaron reforzar la estrategia para combatir a las mafias que se lucran de ella. Esto significa más pie de fuerza en el Mar Mediterráneo y en las fronteras del sur de Europa.
“Acogemos y apoyamos los esfuerzos de la Presidencia de Malta para impulsar todos los elementos de la política integral de migración de la UE. Reafirmamos nuestra determinación de actuar con total respeto de los derechos humanos (…). Un elemento clave de una política de migración sostenible es asegurar control efectivo de nuestras fronteras exteriores y frenar los flujos ilegales hacia la UE”, afirma la declaración conjunta que dejó la reunión.
En suma, la cumbre informal del bloque europeo realizada en La Valeta, capital de la isla, confirma el enfoque que da prioridad a la seguridad al abordar el problema migratorio, y el distanciamiento europeo ante un EE. UU. gobernado por Trump. No obstante, con un lenguaje como de costumbre diplomático, quedan en el aire muchas ambigüedades e interrogantes que EL COLOMBIANO consultó a expertos. En especial sobre cómo Europa reaccionará al cambio geopolítico que se está impulsando en Washington.
No hay desafío a Trump
¿Seguirá marcándose el distanciamiento de la UE frente al gobierno de Estados Unidos y sus polémicas decisiones? Para Mauricio Jaramillo Jassir, docente de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, dicho escenario no se podría analizar por igual para todo el bloque: “hay que diferenciar a la UE de sus países. Lo que sale de la cumbre es un cierto consenso de gobiernos que en todo caso tienen posiciones distintas. Eso aplica tanto para la inmigración como para EE. UU. Europa no tiene una sola voz. Habrá países que no ven con buenos ojos las decisiones de Trump, como Alemania, Francia y naciones bálticas. En algunos casos habrá tropiezos y tensiones, pero no en todos”.
Para Rafael Piñeros, internacionalista y docente de la Universidad Externado, “hay factores que indican la posibilidad de un distanciamiento, pero los vínculos históricamente han sido tan relevantes que acabar con eso es difícil para el bloque. Creo que la UE tendrá un enfoque pragmático, porque en un momento en que se enfrentan múltiples crisis, el bloque no puede perder aliados ni aislarse solo. En suma cooperará si EE. UU. propone lo mismo”.
En esa vía parecen ir las palabras que tuvo ayer Merkel en referencia a Washington: “habrá cuestiones que podamos hacer juntos por nuestros intereses comunes y habrá también tareas que tendremos que hacer en solitario”.
¿Hay contradicción en condenar indirectamente las políticas excluyentes de Trump pero por otro lado aumentar el pie de fuerza en el Mediterráneo?
“No hay una contradicción, porque si bien en Europa hay control migratorio, no se está vetando a los inmigrantes por su nacionalidad. Es apenas normal que haya medidas de seguridad y restricciones sabiendo que países como Grecia y Hungría están agobiados ante el peso de la crisis migratoria. Uno esperaría en cambio, que en Estados Unidos hubiera más amplitud ya que allí no está afectando igual esa crisis”, explicó Jaramillo.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.