Estudio del RUM advierte sobre serias consencuecias de recortes en salud y educación

MAYAGÜEZ –  Según un estudio preliminar de la Universidad de Puerto Rico, Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), los recortes de presupuesto en áreas como salud y educación podrían provocar cerca de tres mil muertes prevenibles en los próximos tres años, según la investigación del catedrático auxiliar del Departamento de Economía Ricardo R. Fuentes-Ramírez, dada a conocer el lunes.
“Nuestro Gobierno, desde el inicio de la crisis ha optado por austeridad. Es decir, aumentos en impuestos, y recortes. Esto ha prolongado nuestra crisis y por tanto la brecha entre los que pudieron haber sido nuestros patrones de mortalidad y los que son actualmente. En otras palabras, estamos hablando de vidas de puertorriqueños y puertorriqueñas que se pudieron haber salvado, o se podrían salvar, si el Gobierno sale de la receta desacredita de la austeridad,” planteó el profesor universitario a través de declaraciones escritas.
Para Fuentes-Ramírez, tanto los recortes severos que propone la Junta de Control Fiscal como los recortes menos severos, pero aún excesivos, que propone la administración de Ricardo Rosselló tendrán este efecto devastador en el País, sostuvo en un escrito. Fuentes-Ramírez se basa en la metodología de los investigadores David Stuckler y Sanjay Basu de la Universidad de Oxford y la Universidad de Stanford respectivamente. Estos investigadores han documentado que hay una relación entre políticas de recortes en áreas como salud y educación durante períodos de crisis económica y aumentos en muertes asociadas a suicidios, alcoholismo, problemas cardíacos, postergar visitas al médico por falta de acceso o dinero, o violencia asociada a alcoholismo o problemas mentales, según se explicó.
Para su investigación, utilizó datos preliminares del último Informe de Salud del Departamento de Salud de Puerto Rico, el profesor Fuentes-Ramírez destaca que hay evidencia de que la tasa de mortalidad ajustada en Puerto Rico asumió otra tendencia a partir del comienzo de la crisis en el 2006.
“Resulta impresionante que con tantas alternativas en la mesa, la Junta y el Gobierno insisten en hacernos este daño. Hay que destacar que una encuesta de la Asociación de Economistas de Puerto Rico reveló que la abrumadora mayoría de los economistas del País no estamos de acuerdo con los recortes que están proponiendo. Dado el daño que provocarán y las alternativas que tenemos, los puertorriqueños no debemos aceptar ni un dólar de recortes en salud o educación”, subrayó Fuentes-Ramírez.
La encuesta de la Asociación de Economistas de Puerto Rico a la que el doctor Fuentes-Ramírez hace referencia arrojó que la mayoría de los economistas en Puerto Rico sugieren, en lugar de recortes, medidas como la retasación de propiedades inmuebles, la eliminación de subsidios e incentivos a empresas que no estén creando empleo, detener el “transfer pricing” de las grandes cadenas de tiendas al detalle, o mayores impuestos a los bienes y servicios de lujo. Igualmente, según se indicó, los economistas coinciden en que se debe reinstalar la comisión multisectorial que auditaba la deuda pública, y que se debe llevar a cabo una reestructuración amplia de dicha deuda, incluyendo elementos como reestructurarla a base del valor de compra del bono.
El economista recordó que esas medidas han sido catastróficas en otros países. “Uno de los ejemplos más lamentables es el de Dimitris Christoulas, un farmacéutico retirado de 77 años de edad que dado a los recortes del gobierno griego en salud y en su pensión, se le hizo muy difícil pagar sus medicamentos y se suicidó frente al parlamento griego declarando que lo suyo no era un suicidio, sino que el gobierno lo estaba matando. No hay que ir tan lejos como Grecia, tenemos muchos casos de personas que directa o indirectamente han perdido la vida como consecuencia de la situación económica en Puerto Rico,” explicó el economista Fuentes-Ramírez.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.