40 % de envejecientes tiene ingresos que lo coloca a nivel de pobreza extrema

EL CAPITOLIO  – Representantes del sector de servicios para adultos mayores evidenciaron el viernes, que al presente sobre el 40 por ciento de esta generación tiene ingresos que lo coloca a nivel de pobreza extrema, careciendo de recursos para mantener un estándar de vida adecuado.

Esto pese al recibo de beneficios como el Seguro Social, planes de retiro y el Programa de Asistencia Nutricional (PAN).

La información fue revelada durante las vistas públicas de la Comisión de Vivienda y Desarrollo Urbano de la Cámara de Representantes, presidida por el representante Luis “Junior” Pérez Ortiz, sobre la Resolución de la Cámara 35, cuyo fin es estudiar las necesidades de vivienda de la población de edad avanzada en Puerto Rico.

El grupo de expertos, luego de presentar estudios relevantes, coincidió que la necesidad de proveer vivienda debe venir acompañada de servicios y ayuda para las personas de la edad de oro. La directora ejecutiva de la Coalición de Apoyo Continuo a Personas Sin Hogar en San Juan, Viviana Camacho Dávila, indicó que la condición económica de Puerto Rico desempeña un rol importante en la expectativa de vida de esta generación en calidad de acceso a servicios médicos, transportación y nutrición necesarios para una mejor calidad de vida.

Del mismo modo, señaló que a la actualidad, aún quedan 775 personas sin ubicar en viviendas, todos con necesidades de servicios de apoyo, de salud y de tratamiento médico y psicológico. Informó que de estos, 663 son varones y 112 féminas, de los cuales 436 tienen problemas de salud mental, 256 padecen de alguna discapacidad física, 105 tienen HIV y 342 presentan problemas de abuso de alcohol.

Según Camacho Dávila, esta situación ha ido en aumento por la crisis económica que enfrenta la población. Ya que no cualifican para servicios por sus ingresos o se les imposibilita acceder los documentos para llenar los requisitos correspondientes. Estos fueron identificados recibiendo solo servicios en albergues de emergencia. La edad promedio en esta condición es de 60 años.

De igual manera, el director asociado de política Pública de AARP, que representa a la generación mayor de 50 años, el Lcdo. Eddie Olivera Robles, sostuvo que ayudaría un concepto integrado de vivienda que sea accesible de acuerdo a las necesidades de los envejecientes en las diferentes etapas que están viviendo.

El funcionario recomendó que la vivienda de los mayores adultos se puede dividir en los renglones principales de independiente y asistida. Igualmente, informó que AARP junto con la Asociación de Constructores de Hogares está promoviendo el concepto de “Home Fit” que se enfoca en efectuar arreglos y modificaciones al hogar para que la estructura se ajuste mejor a las exigencias de la edad.

Entretanto, la catedrática de la Escuela de Ecología Familiar y Nutrición de la Universidad de Puerto Rico, la doctora Ivonne Pasarell Rivera, expresó que dicho sector de la sociedad de Puerto Rico tendrá unas necesidades de vivienda únicas que se deben contemplar como dónde desean vivir, qué elementos son importantes para llenar sus necesidades de vivienda y los retos o limitaciones que enfrentan en relación a la vivienda y sus condiciones físicas y económicas.

A esos efectos, el representante Pérez Ortiz expresó que se tendrá que reducir la burocracia y unificar los servicios para que los adultos mayores puedan recibirlos a la mayor brevedad, además de proveerles una identificación que les facilite obtenerlos sin tener que someter documentos que nunca pueden presentar. También, afirmó que se deben revisar los requisitos para acceder los servicios por el bien de esta población.

Por último, el representante Pérez Ortiz, agregó que se tiene que considerar integrar a los adultos mayores dentro de la comunidad. “No es crear un edificio lleno de envejecientes, sino darle la oportunidad de que se les garantiza que no van a estar aislados. Que puedan compartir con los vecinos, ir al banco, compartir en actividades (…) y ya el Ejecutivo expresó previamente que la medida es cónsona con el Plan de Puerto Rico de la presente Administración para atender el asunto de la vejez, las personas sin hogar, las madres solteras y “Casa Mía”, dijo el legislador.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.