Vargas Vidot clama en el Senado por los niños y los que viven debajo de los puentes y zafacones

EL CAPITOLIO – El doctor José Vargas Vidot, durante su primer turno en el Hemiciclo del Senado, como senador independiente, ofreció un mensaje al liderato de ese cuerpo para que se enfoquen en las necesidades del pueblo, y que se incluyan a los que no tienen hogar, los niños que viven en hogares sustitutos, entre otros.

“Yo sé que no me han invitado para decir una queja como esta, pero yo sería un traicionero de mi corazón y mi conciencia si no lo digo. Tenemos 28 mil personas que duermen debajo de puentes, detrás de zafacones que no encuentran un día de construir su esperanza porque nuestros discursos se han alejado de ese corazón”, dijo el doctor Vargas Vidot durante su primera alocución en el Hemiciclo del Senado.

“Tenemos 750 mil personas con problemas importantes de salud mental que han sido relegadas a cualquier compañía insensible que gana dinero a costa del dolor y la tristeza de nuestro prójimo. Tenemos más de 6 mil niños y niñas que viven en hogares sustitutos y que le asiste ninguna esperanza”, añadió.

Vargas Vidot se mostró dispuesto a cambiar la forma en que el Senado se inserte a las necesidades del pueblo.

“Yo soy nada. Yo soy un senador de la comunidad. Mi caucus, está por ahí (en la calle)”, sostuvo el doctor Vargas Vidot.

“Este momento llevan a uno a una reflexión que pretende ser transformadora, pero no lo logran porque yo llevo, no sé cuántas veces, he visto cada cuatro años una ceremonia con naturaleza llena de mensajes, llena de ánimo, llena de sueños, llena de oraciones y de momento, recibo esta mañana a una joven que desde el sur de Puerto Rico padeciendo un cáncer en sus riñones tiene que recurrir al único nefrólogo pediátrico en Canóvanas y entonces me pongo a pensar que muchas veces, con todas las mejores intenciones del mundo, estamos frente a un pueblo que ha sido olvidado en su cotidianidad, que ha sido renegado a un segundo plano porque no habla el discurso de nosotros y de nosotras, porque no puede acercarse con el corazón abierto, porque no puede entenderse, porque sus saberes, su sentir… Y disculpen por mi pasión en lo que hablo, pero no puedo resistir en mi conciencia el que sigamos una trayectoria de indiferencia y de insensibilidad que nos trastoca. Y que, a lo largo del camino de la aparente reconstrucción de nuestro país, ha dejado a cientos de miles de personas llamadas ‘comunidad’ sin el respaldo, sin el apoyo, sin el amor solidario que pretende dar este glorioso cuerpo”, señaló el doctor Vargas Vidot.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.