Superintendenta insiste “mordaza” en la Policía es por mandato federal

LA FORTALEZA  – La superintendenta de la Policía, Michelle Hernández de Fraley insistió el martes que la orden que limitaría la divulgación de ciertos detalles de las investigaciones policiacas es una disposición federal y dijo estar segura que se logrará un acuerdo con los gremios periodísticos con los que reunirá el miércoles para discutir el asunto.

“Esto es un esfuerzo en el que estamos hablando de cinco o seis grupos con diferentes intereses que tenemos que llegar a un acuerdo común. Yo estoy segura que vamos a seguir adelante. Yo no tengo ninguna razón por la cual pensar que hay una parálisis. Vamos a seguir adelante. Nosotros tenemos la intención de transparencia pero también tenemos la intención de proteger las investigaciones, los testigos, las víctimas y a los mismos sospechosos. Para eso nos tenemos que reunir y llegar a ese ‘happy medium’”, dijo Hernández de Fraley a la prensa luego de participar de una reunión en La Fortaleza.

Indicó que uno de los intereses es precisamente proteger a los testigos que pudieran negarse a cooperar con autoridades bajo la percepción que serán identificados en los medios de comunicación y que estarían en peligro. Asimismo, sostuvo que la percepción de las víctimas es que en ocasiones se divulga mucha información lo que también las hace sentirse desprotegidas.

“Siempre hay que tener en cuenta que esas órdenes están asociadas con el acuerdo federal, no es tan solo la Policía. Estamos hablando del Departamento de Justicia Federal y de la Oficina del Asesor de Cumplimiento Técnico”, explicó.

De cara a la reunión del miércoles con varios de los grupos de prensa, la superintendenta aseguró que se les hizo llegar las dos órdenes generales “para poder tener completa transparencia y discutir las preocupaciones y trabajar si hay que cambiar algunas cosas en la orden federal”.

El secretario de Asuntos Públicos de la Fortaleza, Ramón Rosario informó el jueves pasado que el gobernador, Ricardo Rosselló Nevares se comunicó con la superintendenta y se dejó sin efecto de inmediato la Orden General sobre Estructura Organizacional y Funcional de la Oficina de Prensa de la Policía de Puerto Rico.

El día antes trascendió que Hernández firmó la orden que buscaba regular el manejo y difusión de información sobre incidentes policiacos. Entre las disposiciones de esa orden está la protección de la identidad de sospechosos antes de ser acusados por algún delito; la prohibición de la divulgación de información sobre el lugar donde ocurren los incidentes, así como revelar la identidad de los agentes que arrestan criminales. Además, la orden evitaría la divulgación de detalles precisos sobre cómo ocurren los crímenes, posible móvil, entre otros aspectos. También evitaría acceso de los medios a imágenes y entrevistas de involucrados con casos y permite al director de la oficina de prensa de la Policía, Axel Valencia a pedir la cancelación de una transmisión en directo si pudiera afectar el curso de alguna pesquisa.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.