SPU reacciona indignado ante las radicales y lacerantes propuestas de la Junta de Control Fiscal

SAN JUAN  – Servidores Públicos Unidos de Puerto Rico, Concilio 95 AFSCME catalogó el jueves, de nefastas, radicales y lacerantes las propuestas esbozadas por la Junta de Control Fiscal al Gobierno de Puerto Rico.

“Todos estamos bien conscientes de que la crisis que estamos viviendo es profunda, pero la receta que trae la Junta de Control Fiscal es drástica y va a golpear despiadadamente al pueblo de Puerto Rico. Sus propuestas van a asfixiar a la clase trabajadora del país, a nuestros ancianos, niños, las personas enfermas, discapacitadas, nuestros jubilados a la clase más vulnerable de nuestro país; la crisis social y humanitaria en PR será una sin precedentes y la economía va a colapsar aún más. Nuestro Gobierno no puede aceptar esta nefasta propuesta, no puede irse del lado de quienes pretenden destruir a nuestro país, a nuestra gente. Como ciudadana, representante de miles de familias trabajadoras de este país que su salario anual no llega a 22,000 dólares y de miles de jubilados estoy indignada con estas propuestas” sentenció Annette González, presidenta de SPUPR en declaraciones escritas.

La líder sindical planteó que siempre están buscando implantar las mismas soluciones esperando resultados diferentes. “Privatización, despidos de empleados, reducción del Gobierno, eliminación de servicios a los pobres y más necesitados de este país, atacar las pensiones. Siempre lo mismo. La misma receta que la vimos con la Ley 7 y la Ley 3; no resultó entonces y no va a resultar ahora. Ese no es el camino correcto y ellos lo saben. No hay forma de reactivar la economía, asfixiando los bolsillos de los trabajadores. Si no hay poder adquisitivo no hay dinero moviéndose y sí no hay dinero moviéndose no se puede reactivar la economía”, explicó la sindicalista.

González enfatizó en que es inaceptable realizar una reducción de un 30% en la nómina gubernamental, eso implicaría mandar a la calle a miles y miles de padres y madres de familia del sector público de PR aumentando así el desempleo, aumentando la dependencia a las ayudas del gobierno, empobreciendo a los puertorriqueños y destruyendo el servicio público.

“Seguir despidiendo empleados públicos tiene un efecto dominó en nuestra sociedad, el servicio público colapsa, aumenta el desempleo, no hay dinero para consumir y el sector privado se afectaría aún más. Hay que ser responsables con las propuestas y con los objetivos que hay detrás de todo esto. El gobierno tiene la obligación de velar y defender al pueblo de Puerto Rico; no a los bonistas, no a la Coalición de Empresarios, no a los grandes intereses que solo velan que sus arcas se llenen más de dinero a expensas de los trabajadores, de nuestros jubilados y la clase pobre de Puerto Rico. El Gobierno tiene el deber de defender al pueblo de esta atrocidad antes que sea tarde y destruyan a nuestro pueblo, la medicina amarga que proponen es peor que la enfermedad y las consecuencias serán devastadoras para todos”, indicó.

Para el SPU otro factor bien preocupante es la reducción de un 10 por ciento propuesta en las pensiones. “Nuestros pensionados actualmente dependen de su pensión para poder sobrevivir. Cuando le eliminaron varios beneficios, el golpe fue severo para este sector. La mayoría de nuestros pensionados reciben pensiones tan bajas, que apenas les permite sobrevivir. Un nuevo asalto en su sustento significaría empobrecerlos, quebrantar su único ingreso, transferir la responsabilidad de sus actos a otros, si es que tienen familia y llevar a estos miles y miles de puertorriqueños puertorriqueñas a arriesgar su salud y seguridad sin ninguna contemplación. De eso es lo que estamos hablando. ¡Pero claro! Ya veré al Gobierno y la Junta de Control de Fiscal uniéndose y plantear que ellos hicieron todo lo posible para evitar esta situación, viéndose como héroes y nosotros los que nos oponemos a todo. Y no podemos caer en ese juego, ni nosotros ni el pueblo”, sentenció González.

Además, para el sindicato los recortes para el sistema de salud son irracionales, sin sumarle aún el caos que va a provocar el recorte federal del Obama Care. “Esto tendrá un impacto catastrófico para miles de puertorriqueños, incluyendo empleados públicos que reciben este beneficio por los bajos salarios que reciben. En Puerto Rico enfermarse será un lujo, que no vamos a poder pagar.” reaccionó González.

Por otro lado, SPU exigió al gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló y a su equipo de trabajo que piense en el rostro de cada anciano, niño, madre y padre, de cada ciudadano de este país que trata de echar ‘pa’lante’, sol a sol y que van hacer impactados cruelmente por estas medidas.

“Gobernador: no tome estas propuestas como manera de transferir responsabilidades de sus actos para de esta forma achacar los despidos a la Junta de Control Fiscal y no a su Gobierno. Aceptar los despidos, los alarmantes recortes a la salud, a la educación y los recortes en pensiones para nuestros ancianos es hacerse cómplice de esa atrocidad. No podemos permitir que Puerto Rico se convierta en otro Detroit, donde la destrucción, el abandono y la pobreza arropan lo que queda de dicha ciudad”, explicó.

El SPU hizo un llamado a los legisladores y “que tomen conciencia de la importancia de evitar que se aprueben medidas de esta índole sin conocer los efectos reales de las mismas, estudien a conciencia las medidas, esto no se puede tomar a la ligera y sin un estudio serio de estas medidas. Les exijo un detente de continuar con la práctica de otros gobiernos de legislar de noche, sus constituyentes merecen respeto y que trabajen para su bienestar. Ya hemos vivimos la experiencia de un sinnúmero de leyes que se aprueban a la ligera como la Ley 7, la Ley 3 la Ley 66 y no se ha producido ningún cambio positivo, seguimos cada día más inmersos en la crisis. Hay que tomar acciones afirmativas, pero que sean acciones encaminadas a recuperar la economía, y no hacia la eliminación de derechos, despidos de empleados, privatización de servicios y reducción sustancial en el poder adquisitivo de los trabajadores y mucho menos hacia el empobrecimiento de la clase obrera del país”, finalizó.

SPUPR representa a sobre 13,000 empleados públicos de 10 agencias del Gobierno Central.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.