Protestas en los aeropuertos de EE UU contra el veto de Trump a los musulmanes

Concentraciones espontáneas reciben a inmigrantes con el lema de “refugiados bienvenidos” en ciudades de todo el país

Concentración en el aeropuerto JFK de Nueva York. STEPHANIE KEITH AFP

Entre gritos de “Déjenles entrar” y “No al muro, no al veto”, decenas de personas protestan desde mediodía de este sábado en el aeropuerto de John F. Kennedy de Nueva York contra la orden del presidente Donald Trump que veta la entrada a refugiados e inmigrantes de siete países musulmanes. La entrada en vigor automática de ese decreto ha provocado, en apenas unas horas, la detención de al menos 11 personas y ha desatado una crisis tanto en EE UU como en los diferentes lugares desde donde viajaban.

“No es un veto a los musulmanes”, afirmó este sábado el mandatario republicano. “[Aunque] ya lo ven en los aeropuertos, en todas partes. Está funcionando muy bien”. Trump sigue negando que su decreto señale exclusivamente a los musulmanes y afirma que se trata de un sistema de “veto extremo”. “Estamos totalmente preparados”, declaró en el Despacho Oval. “Vamos a tener una prohibición extrema que deberíamos haber tenido en este país desde hace muchos años”.

Los estadounidenses han recibido el mensaje en las calles como el resto de esta semana: con lemas de “Resistid” y “Esto es América”. Primero fue en Washington en una manifestación multitudinaria, el pasado sábado. El miércoles, en concentraciones espontáneas motivadas por la aprobación de construir un muro en la frontera con México y el temor a que se cumpliera la promesa de vetar a musulmanes. El jueves, a su llegada a una reunión del Partido Republicano en Filadelfia. El viernes, contra la orden ejecutiva contra los refugiados que contradice directamente los valores de una nación fundada por inmigrantes. Y este sábado, en aeropuertos de todo el país.

La concentración en la Terminal 4 de Kennedy, en Nueva York, se ha repetido en otros como los de Washington -hasta donde se ha desplazado el gobernador demócrata de Virginia-, Boston y San Francisco. Mientras que la Casa Blanca sostiene que el veto afecta a “un universo muy limitado” de personas, aerolíneas, empresas, universidades e instituciones estadounidenses intentan asesorar a sus empleados y estudiantes. El veto afecta a residentes legales en EE UU que cuentan con un permiso conocido como Green Card y a todos aquellos que no posean un visado diplomático o del gobierno.

La coalición de organizaciones que convocó la multitudinaria Marcha de las Mujeres en Washington ha difundido varios mensajes este fin de semana en protesta por el veto a los refugiados e inmigrantes musulmanes. En las últimas horas también han solicitado la ayuda de abogados voluntarios así como del envío de comida a la Terminal 4 del aeropuerto Kennedy en solidaridad con las familias de los afectados. Allí, varios manifestantes han desplegado carteles desde el aparcamiento y han mostrado pancartas con mensajes de bienvenida a los refugiados.

La mayoría de las protestas han sido convocadas a través de las redes sociales, donde la etiqueta #NoBanNoWall se ha convertido en una colección de proclamas contra Trump, reivindicaciones de los valores estadounidenses y peticiones de ayuda de familiares de refugiados e inmigrantes a los que ha sorprendido la orden del presidente en pleno trayecto hasta Estados Unidos.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.