Matria rechaza Reforma Laboral y hace llamado a legisladores

SAN JUAN  – Ante la posible aprobación en el Senado del Proyecto de la Cámara 453 que propone la Reforma Laboral, miembros de la organización Proyecto Matria rechazaron la propuesta e hicieron un llamado a los legisladores.

“Hacemos un llamado a todos los senadores y representantes a que consideren con seriedad las implicaciones de cada una de las medidas propuestas en la Reforma Laboral y que al final, elijan lo correcto y lo inteligente”, expresó la directora de Matria, Amárilis Pagán Jiménez en declaraciones escritas.

Por otra parte, Pagán hizo un llamado a otras organizaciones sin fines de lucro a que se expresen sobre esta propuesta que ya fue aprobada en la Cámara.

Mientras, alegó que la Reforma Laboral sólo generará desigualdad y pobreza. “Lo importante de esta legislación y la razón por la cual hay que detenerla, es que más allá de la disminución de beneficios a empleadas y empleados, estaría estableciendo una política pública que da prioridad a la generación de ganancia para un sector patronal y borra de la fórmula el derecho al trabajo como un asunto de dignidad, equidad y bienestar para el país”, agregó.

Asimismo, alegó que la Reforma Laboral propone acciones que son contrarias a las recomendaciones internacionales para la creación de empleos y el adelanto de equidad a todos los niveles.

“Las economías más productivas y con mayor índice de bienestar para los habitantes del país son aquellas en las que se cuida a quienes trabajan con jornadas más cortas, más días de vacaciones, estabilidad y beneficios de maternidad y paternidad. Sólo la avaricia de quienes proponen la ley justifica ir en contra de los modelos exitosos de desarrollo económico para acumular ganancias hoy como si no hubiera un mañana”, dijo.

Además, sostuvo que esta propuesta deja de lado un análisis sobre el efecto dominó en diversos sectores de cada una de las medidas que propone.

“No hay un análisis de cómo se afectarían las mujeres trabajadoras, ni de cómo se facilitaría el discriminar por género, orientación sexual u otras categorías protegidas por ley. Tampoco considera el efecto en las vidas de personas con condiciones de salud que ciertamente podrían necesitar más de seis días al año, o algo tan sencillo como el pensar qué harían madres y padres con sólo seis días de vacaciones al año. ¿Cómo harán para ir a asuntos escolares, graduaciones o simplemente compartir temporadas navideñas o veraniegas con sus hijos e hijas? ¿Y qué de las personas que dependen de la permanencia en un empleo para obtener el crédito que les permita comprar su primera casa?”, desglosó.

Agregó que “si analizamos la reforma desde esa mirada a nuestra propia cotidianidad, nos damos cuenta de que las vidas de todas las personas que trabajan o trabajen en el futuro cambiarán drásticamente. No podemos dar por sentado que esta reforma no tocará a las empleadas y empleados actuales. Si nos afectará”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.