Liberación de siete presos políticos en Venezuela revive los diálogos

Las autoridades venezolanas concedieron la libertad a Manuel Rosales, de 64 años, encarcelado desde el 15 de octubre de 2015, cuando llegó al país tras seis años de autoexilio. FOTO AFP

La región vio con buenos ojos la liberación del exgobernador venezolano Manuel Rosales y de otros opositores, en medio de acusaciones de los adversarios del presidente Nicolás Maduro de que su gobierno no ha cumplido con compromisos acordados en una mesa de diálogo.
Mientras el gobierno argentino deseó que la liberación permita consolidar “la concordia, la paz y el respeto mutuo” en el país caribeño, en un marco de “plena vigencia de la institucionalidad democrática”, el secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, dijo que “este paso demuestra que el diálogo es el camino para Venezuela”.
Rosales, dos veces gobernador del petrolero estado Zulia y alcalde de su capital Maracaibo durante el gobierno del fallecido Hugo Chávez, fue acusado de enriquecimiento ilícito y cumplía arresto domiciliario.
El político regresó a Venezuela a mediados de octubre del año pasado y fue apresado apenas bajó del avión, hasta que hace dos meses le fue otorgado el beneficio del arresto domiciliario.
Además del exgobernador fueron liberados cinco jóvenes detenidos tras una ola de protestas contra el gobierno en 2014, según informó la organización no gubernamental Foro Penal, y el periodista Leocenis García.
Un rédito para el diálogo
El gobierno y la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) han estado negociando desde octubre en una mesa de diálogo auspiciada por el Vaticano y con presencia de otros observadores para intentar buscar una salida a la crisis económica y política que atraviesa el país.
“Toda liberación de presos políticos es un paso positivo, un paso en la dirección correcta, un paso en el camino de desmantelar la venganza y reconstruir la convivencia”, dijo la MUD en un comunicado.
La oposición busca que el Gobierno libere a un centenar de “presos políticos”, permita una salida electoral del mandato de Maduro y abra un canal humanitario que alivie la fuerte escasez de alimentos y medicinas.
Sin embargo, denuncia que Maduro no ha cumplido con lo acordado en el diálogo, no se ha avanzado hacia una solución electoral y otros puntos, como retomar la autonomía del Parlamento.
“Exigimos que junto con la libertad de los presos políticos se proceda a tomar las medidas necesarias para hacer posible el retorno al país de los exiliados, así como la anulación de las causas judiciales abiertas a miles de estudiantes y jóvenes venezolanos por razones de persecución política”, agregó la MUD.
Rosales, de 64 años, ha dicho que la acusación en su contra fue una venganza de Chávez. El político, que perdió ante el fallecido líder las elecciones presidenciales del 2006, está inhabilitado para ejercer cargos públicos hasta el 2022.
El partido del exgobernador, Un Nuevo Tiempo, dijo en un comunicado que el líder regresará a Zulia en los próximos días y que seguirá “luchando”

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.