“Irresponsables e incorrectas” las acusaciones de puerta giratoria entre BGF y Santander Securities

FAJARDO – A más de un mes de que la entidad Hedge Clippers publicara su informe “Piratas del Caribe”, el actual miembro de la Junta de Control Fiscal, José Ramón González, se defendió el sábado de la alegada “puerta giratoria” que participó junto a otros exfuncionarios al ostentar posiciones dentro del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) y el Banco Santander, que redundaron en que dicha institución se convirtiera en el asegurador del 87.4% de la deuda pública emitida por el país.

González, afirmó durante una rueda de prensa que las acusaciones de alegadas actuaciones conflictivas eran “irresponsables e incorrectas”, y destacó que hace 30 años fungió como presidente del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), ante de asumir posiciones en el Banco Santander.

De hecho, González, también rechazó las imputaciones que han surgido contra su homólogo en la Junta, Carlos García, quien no estuvo presente durante la conferencia de prensa.

Según Hedge Clippers, García se llevó a trabajar con él en el BGF al exdirector general de Santander Securities y quien luego se convirtió en el Secretario del Departamento de Hacienda, Jesús Méndez; al analista de Santander Securities, David Álvarez; al ex consultor de Santander, William Lockwood; al expresidente de Santander Mortgage y quien posteriormente se desempeñó como director de la Autoridad para el Financiamiento de la Vivienda, George Joyner; y a Fernando Battle, quien fungió como vicepresidente del BGF. De hecho, Fernando Battle es hermano de Juan Carlos Battle, quien para ese entonces remplazó a Méndez como director general de Santander Securities y luego asumió el cargo de presidente de BGF bajo la misma administración de Luis Fortuño, cuando García renunció a su puesto.

Hedge Clippers responsabilizó a García y a Battle de alrededor de $10.8 mil millones de los acuerdos de deuda emitidos por COFINA.

Hoy, González, pidió que se dejara de hablar del tema que a su juicio tiene “poca relevancia” sobre la crisis fiscal. Y apuntó que la Junta no ha adoptado una posición sobre los cuestionamientos de la legalidad de la deuda emitida por COFINA, que se dieron en exceso a los parámetros de la Constitución.

Mientras tanto, el presidente de la Junta, José Carrión, aseguró que están trabajando para adoptar un Código de Ética.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.