Estamos a dos minutos y medio del fin del mundo, gracias a Trump

El comité de Científicos Atómicos encargados de mover un contador del tiempo que mide, simbólicamente, qué tan cerca estamos de una catástrofe, acaba de adelantar el reloj 30 segundos más que el año pasado.

El reloj del fin del mundo marca oficialmente dos minutos y medio para medianoche. / Foto: AFP

Si existiera un reloj que fuera marcando la cuenta regresiva para el fin del mundo, ese sería el Doomsday Clock. Un contador del tiempo simbólico, creado en 1945 por la Junta de Ciencia y Seguridad del Boletín de los Científicos Atómicos, entre los que se encuentran 15 premio Nobel, para alertar cuando la Tierra se enfrenta ante una amenaza. Gracias a Trump, hoy el reloj marca dos minutos y medio hasta la medianoche.

Desde hace 70 años el boletín, que paradójicamente comenzó en manos de los mismos científicos a cargo del Proyecto Mahattan, un comité que básicamente buscaba desarrollar la primera bomba atómica antes que la Alemania Nazi lo consiguiera, empezó a cambiar la hora del Doomsday Clock cada año, según el riesgo nuclear que enfrentara la humanidad.

Entre el 2015 y en el 2016 el reloj se mantuvo estable, a tres minutos del fin del mundo, “debido a que la probabilidad de catástrofe global es muy alta, y las acciones necesarias para reducir los riesgos de desastre deben tomarse muy pronto”, explicó entonces el comité de científicos.

Pero con la llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos, estamos 30 segundos más cerca del fin del mundo, pues la situación política actual de este país se sumó a las amenazas que ya habían sido anunciadas. “El gobierno de Trump debe declarar clara y equívocamente que el cambio climático es causado por la actividad humana”, afirmó Lawrence Krauss, físico teórico y miembro del Boletín de Científicos Atómicos, durante una rueda de prensa.

A pesar de que su origen es el de la amenaza nuclear con el tiempo el Doomsday Clock empezó a sumar otros criterios: una situación nuclear peligrosa en múltiples frentes, la clara necesidad de una acción climática, la consideración de la energía nuclear con consideración digna, las amenazas potenciales de las energías emergentes y la acción de ciudadanos y expertos para reducir los riesgos, son algunos de los apartados que se leen en el comunicado que anuncia la nueva hora del fin del mundo.

“En 2017 encontramos un peligro aún mayor y una necesidad de acción más urgente. Faltan dos minutos para media noche y el Reloj sigue corriendo. Funcionarios públicos sabios deben actuar inmediatamente, alejando a la humanidad de este borde. Si no lo hacen, los ciudadanos sabios deben dar un paso adelante y liderar el camino”, es la recomendación de los expertos.

La última vez que el Doomsday Clock marcó dos minutos y medio para medianoche fue en 1953, cuando Estados Unidos tomó la decisión de aumentar su arsenal con bombas de hidrogeno.

Otros eventos históricos que cambiaron el tiempo del Doomday Clock

– 1949: Primera prueba nuclear de la Unión Soviética / 3 minutos
– 1953: Estados Unidos prueba su primera bomba de oxígeno. / 2 minutos y medio
– 1974: India prueba su primer dispositivo nuclear. / 9 minutos
– 1981: Guerra soviética en Afganistán continúa. / 4 minutos
– 1991: Fin de la Guerra Fría / 7 minutos
– 1998: India y Pakistán prueban sus primeras armas nucleares. / 9 minutos
– 2007: Corea del Norte conduce una prueba nuclear. / 5 minutos
– 2015: El cambio climático y la modernización de las armas. / 3 minutos
– 2017: Las referencia negacionistas de Trump frente al cambio climático y la proliferación nuclear. / 2 minutos y medio

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.