El equipo de Donald Trump llega al Congreso en la transición moderna más convulsa

El traspaso de poderes entra en su fase final con el examen del Congreso a algunos de los cargos más relevantes de la nueva Administración

Trump, durante un discurso, con su yerno Jared Kushner y su hija Ivanka. REUTERS

El traspaso de poderes de Estados Unidos más convulso de las últimas décadas entra este martes en su fase final con el examen del Congreso a algunos de los cargos más relevantes de la nueva Administración. En estas semanas, Donald Trump ha chocado con el todavía presidente Barack Obama y ha desafiado a los servicios de espionaje de su país. Los conflictos de interés del mandatario electo, y su revolucionario uso de Twitter, han marcado también una transición atípica que aboca a la primera potencia mundial a un periodo de incertidumbre.

El traspaso de poderes de Estados Unidos más convulso de las últimas décadas entra este martes en su fase final con el examen del Congreso a algunos de los cargos más relevantes de la nueva Administración. En estas semanas, Donald Trump ha chocado con el todavía presidente Barack Obama y ha desafiado a los servicios de espionaje de su país. Los conflictos de interés del mandatario electo, y su revolucionario uso de Twitter, han marcado también una transición atípica que aboca a la primera potencia mundial a un periodo de incertidumbre.

Día a día, Trump se ha esforzado por desmentir a quienes vaticinaban que, tras las elecciones, adquiriría un aura presidencial, un carácter más homologable, y sería capaz de elevarse por encima de las descalificaciones e insultos que definieron su campaña.

Así llegan Trump y su equipo a la semana en la que comenzarán las audiencias en el Senado para los nominados a la Administración y en la que el presidente electo ofrecerá su primera rueda de prensa en medio año. Trump abandonará la virtualidad de Twitter para saltar a la palestra de la política en su sentido más tradicional. El 20 de enero, tras jurar el cargo, sucederá oficialmente a Barack Obama.

Los nominados —un grupo heterogéneo de ideólogos conservadores, generales y multimillonarios sin experiencia de Gobierno— deberán responder a preguntas incómodas de los senadores sobre su trayectoria y sus opiniones. Los demócratas, que son minoría en el Senado y, por tanto, tendrán difícil impedir los nombramientos, aprovecharán las audiencias para hurgar en sus contradicciones con Trump. Comparecerán, entre otros, Jeff Sessions, un senador de Alabama nombrado fiscal general (ministro de Justicia); Rex Tillerson, el jefe del gigante petrolero ExxonMobil como secretario de Estado; John Kelly, el general de los marines que dirigirá el Departamento de Seguridad Interior; y Mike Pompeo, el congresista de Kansas nombrado para dirigir la CIA.

Candidatos cuestionados

Sessions, un blanco que creció en el Sur profundo durante la época de la segregación, abrirá este martes la ronda. Es probable que le recuerden su uso en el pasado de palabras despectivas sobre los negros o sus bromas sobre el Ku Klux Klan, o su denuncia por fraude electoral, cuando era fiscal federal en la Alabama en los años ochenta, contra unos activistas que buscaban garantizar el derecho de voto de los afroamericanos en el sur.

Tillerson, llamado a ser el ministro de Exteriores de un presidente al que muchos aliados ven con inquietud, dará explicaciones sobre su amistad con Putin. Al frente de ExxonMobil Tillerson reforzó la presencia de la petrolera en Rusia y se opuso a las sanciones de la Administración Obama. En 2013, Putin le condecoró con la Orden de la Amistad.

A Kelly posiblemente le pregunten por los vagos planes de Trump para construir un muro en la frontera con México, y a Pompeo por las burlas y desaires del presidente a los espías estadounidenses.

Los demócratas han intentado aplazar las audiencias, alegando que la Oficina de Ética del Gobierno no ha terminado los preceptivos informes sobre los posibles conflictos éticos de los candidatos. Walter Schaub, director de este organismo federal, ha hecho constar por carta que el calendario de audiencias es motivo de “gran preocupación”. Las prisas por acelerar la confirmación de los nuevos cargos “han dejado a algunos nominados con problemas éticos potencialmente desconocidos o sin resolver antes de sus audiencias”. Al programar la mayoría de audiencias de esta semana para mañana, el mismo día de la rueda de prensa de Trump, la atención mediática quedará dividida. La comparecencia estaba prevista para el 15 de diciembre pero el magnate la aplazó.

Deje un comentario