Chile enfrenta los peores incendios forestales en toda su historia

Bomberos colombianos viajaron para ayudar a controlar la conflagración. Diez personas han muerto.

Los siniestros, favorecidos por fuertes vientos, altas temperaturas y una pertinaz sequía, han devorado más de 273.000 hectáreas en siete regiones de Chile, en poco más de una semana, y han provocado una tragedia medioambiental sin precedentes.

La víctima número diez fue el bombero Juan Eduardo Bizama, quien falleció en la localidad de Niquén, en la región del Bío Bío (550 km al sur de Santiago), cuando un árbol cayó sobre el vehículo que conducía. Su acompañante resultó con graves heridas, según informó la gobernación de esta región.

Otros de los fallecidos son un bombero voluntario, dos policías, tres brigadistas (bomberos forestales) y un agricultor, desde que comenzaron estos incendios hace poco más de una semana, calificados por la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, como la peor catástrofe forestal de la historia del país.

En Chile, todos los bomberos son voluntarios, excepto los forestales. Durante la madrugada del jueves, el fuego alcanzó a la localidad rural de Santa Olga, y otros pequeños poblados de la región del Maule (280 km al sur de Santiago) las primeras comunas en quedar totalmente calcinadas por las llamas.

Aún hay 53 incendios activos, 48 fueron controlados y 2 extinguidos, según el último reporte de la Corporación Nacional Forestal (Conaf). Sumado a ello, el Ministerio del Interior informó que la superficie afectada por incendios supera en más de un 2.000 por ciento el registro de la temporada pasada. Cerca de 3.000 incendios han devastado más de 381.000 hectáreas durante la temporada 2016-2017.

Debido a esta emergencia, unas 4.000 personas fueron evacuadas por bomberos y policías, cerca del 80% de la población total, mientras que los incendios mantienen su descontrolado avance amenazando decenas de poblados rurales en al menos en tres regiones del país.

“Lamentablemente, el fuego ha llegado hasta lugares como la población Santa Olga. Afortunadamente, se ha podido evacuar a todas las personas y no tenemos pérdidas que lamentar, salvo las pérdidas materiales”, informó la presidenta Bachelet, en rueda de prensa.

Pérdidas incalculables

Los incendios afectan zonas rurales donde viven en su mayoría agricultores y criadores de ganado. Las grandes empresas forestales también se han visto afectadas, principalmente en la región del Maule, donde el fuego consumió más de 160.000 hectáreas, muchas de ellas de pinos y eucaliptos.

Las pérdidas económicas que dejará esta catástrofe “son enormes e incalculables”, afirmó el ministro de Agricultura, Carlos Furche. Furche declaró 72 comunas bajo emergencia agrícola en O’Higgins, Maule y Biobío para ir en apoyo de pequeños agricultores afectados.

Bachelet anunció una investigación para determinar las causas de estos incendios. “La multiplicidad de focos no nos permite descartar que aquí haya un componente de intencionalidad”, aseveró la mandataria. Más del 90 por ciento de los incendios que se registran anualmente en Chile son provocados.

Ayuda internacional

Más de 4.000 personas, entre bomberos, brigadistas, carabineros, detectives, funcionarios públicos, militares y civiles, trabajan en las operaciones para sofocar el fuego.

A ellos se ha sumado la ayuda llegada desde el extranjero, entre ellos especialistas franceses en el combate del fuego y brigadistas colombianos que arribaron a Chile este jueves.

La Fuerza Aérea Colombiana (FAC) informó que en las últimas horas arrribó a Chile un avión con 37 bomberos colombianos y equipos para apoyar los operativos que adelantan los organismos de emergencia de ese país.

“Llegamos a Chile para apoyar a nuestros hermanos. FAC y bomberos representan la solidaridad de toda Colombia”, dijo el general Carlos Bueno, comandante de la Fuerza Aérea.

“Le agradecemos a Colombia por esta solidaridad. Nos hemos comunicado con otros países: Uruguay, Argentina, Perú, Estados Unidos, Suecia, y Canadá también nos han ofrecido colaborar”, dijo el canciller chileno, Heraldo Muñoz, quien participa en la Cumbre de la CELAC en Santo Domingo, reemplazando a la presidenta Bachelet, quien desistió debido a los incendios.

Se espera que un grupo de voluntarios mexicanos también lleguen a Chile el sábado para colaborar. En tanto, el avión Supertrank, con capacidad para más de 73.000 litros de agua y fletado por una fundación privada estadounidense, iniciaba su segunda jornada de trabajo para extinguir las llamas en las zonas más afectadas.

Clima extremo

Las condiciones meteorológicas para este jueves van a seguir siendo extremas en la zona centro-sur del país, con fuertes vientos y altas temperaturas, que han hecho propicio el avance de los incendios.

En las zonas afectadas se esperan temperaturas superiores a los 38 grados, debido a una ola de calor que golpea por más de 10 días el centro y sur del país.

Con 37,4ºC, Santiago registró este miércoles un récord histórico. Sobre la capital chilena, una de las más contaminadas de la región, las condiciones del aire han empeorado debido a la nube de humo que despiden los feroces incendios.

Existen 19 alertas rojas y tres amarillas en otras tantas comunas del centro-sur del país.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.