Alcaldesa entrante de Morovis alega graves deudas y proyectos inconclusos

MOROVIS  – La alcaldesa entrante de Morovis, Carmen Maldonado González denunció el domingo que el proceso de transición reveló que las deudas reales del municipio son mayores a las informadas por la administración saliente del novoprogresista, Heriberto Rodríguez Adorno.

“Aunque en las vistas públicas se informó que el déficit acumulado era de 783,214 dólares al 30 de junio de 2016, un examen detallado del ‘single audit’ reveló que dicho documento había sido preparado utilizando fórmulas contables destinadas a aparentar un déficit menor, informó la alcaldesa entrante, Carmen Maldonado González, primera mujer en la historia de Morovis en ocupar dicha posición”, dijo la alcaldesa electa en declaraciones escritas.

Asimismo, alegó que el documento oficial de transición revela pagos millonarios en proyectos mal manejados por la pasada administración que le siguen costando al pueblo en préstamos a pagar, pero que no rinden servicios a la ciudadanía. Sostuvo que el caso más insólito es un proyecto de invernadero para la producción de tomates, que se le encomendó a una empresa originaria del Estado de Israel en Medio Oriente y que hasta el momento le ha costado 2 millones 134 mil 984 dólares al municipio de Morovis.

“Ese dinero se le tomó prestado al Banco Gubernamental de Fomento (BGF) y aún se debe. También se inició un proyecto de construcción para albergar facilidades de oficinas médicas y el proceso fue uno sumamente irregular. Por ejemplo, se nos informó que luego de comenzado el mismo, un suplidor intentó aumentar el costo porque supuestamente se habían olvidado de añadirle la ganancia del constructor. De este tipo de cosas estamos hablando”, abundó Maldonado.

Entretanto, alegó que en el caso concreto de ese edificio de oficinas médicas, al ser financiado con fondos federales, el Comité de Transición recomendó hacer los referidos pertinentes a las autoridades federales y estatales.

Por otro lado, Maldonado González alegó que el ayuntamiento tiene una obligación contraída con una emisión de bonos por 16 millones 382 mil 909 dólares, con varias fechas de vencimiento que van desde este mismo año 2017 hasta el 2035. De igual manera, se cuestionó que el sistema computadorizado de contabilidad del municipio está subcontratado.

“Nos encontramos con que los libros contables propiedad del Municipio se mantienen en una herramienta (‘software as service’) de la cual el Municipio no es propietaria. Esto evidencia, en parte, una falta de capacidad en la importancia de la labor que se está realizando. Lo mismo pasa con la Oficina de Auditoría, que no realizaba investigaciones sobre daños o pérdida de propiedad o fondos públicos para fijar responsabilidades. En esta nueva administración, cada funcionario debe responder por cada centavo invertido, por cada propiedad pagada con fondos del pueblo. Esa es nuestra responsabilidad y es un deber sagrado cumplir”, argumentó la alcaldesa entrante.

“Además tan pronto lleguemos vamos a verificar todos los datos recibidos, porque además tenemos millonarias deudas con distintas agencias del gobierno. Para cumplir con las mismas, una parte de la remesa mensual del CRIM que recibiremos (87,558 dólares) es para cumplir con el pago de dichas obligaciones”, explicó.

Dijo que por ejemplo, la administración novoprogresista saliente deja 566,356 dólares en deudas con la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA); 395,005 dólares con la Administración de Servicios Generales (ASG); 275,040 dólares con el Departamento de Hacienda (DH); 241,500 dólares con la Administración de Seguros de Salud de Puerto Rico (ASES) y 276,674 dólares con el Departamento del Trabajo (DTRH); algunas de éstas figurando en planes de pago.

“Ya el Banco Gubernamental de Fomento nos ha certificado que Morovis no tiene margen prestatario del Fondo de Contribución Adicional Especial (CAE) para obras de infraestructura permanente y compra de equipos”, añadió Maldonado, lo que complica el panorama.

De igual forma, Maldonado González denunció que supuestamente la administración saliente en un proceso acelerado y totalmente enajenado de la situación fiscal que vive el Municipio pagó, el 5 de enero una cantidad ascendente a 100,000 dólares por concepto la liquidación de los excesos a la licencia de enfermedad de los empleados. Esto, a pesar de que la Ley dispone que dicha liquidación puede pagarse hasta el 31 de marzo próximo. Asimismo, alegó que se comenta que dicho pago de nómina se realizó aun encontrándose ausentes los empleados que se supone certificaran la transacción y en algunos casos sin completar las asistencias de los empleados.

“Estoy convencida de que vamos a lograr nuestras metas de fomentar el desarrollo económico en la zona y el ser bien estrictos con los gastos para cumplirle al pueblo moroveño”, dijo la alcaldesa entrante, quien juramenta este próximo lunes, 9 de enero a las 4:00 de tarde en la plaza pública.

Deje un comentario