Abre primer laboratorio escolar de neurociencia en Puerto Rico

MAYAGÜEZ  – La organización NeuroBoricuas abrió el jueves, el primero de una serie de laboratorios de neurociencia en escuelas superiores de Puerto Rico.

Localizado en el Centro Residencial de Oportunidades Educativas de Mayagüez (CROEM), el laboratorio cuenta con equipo para realizar proyectos e investigaciones relacionadas a la neurociencia, medicina, biotecnología y robótica. El doctor Christian Bravo Rivera, presidente de NeuroBoricuas, explicó que el laboratorio es parte de un plan que incluye la formación de maestros de ciencias para que aprovechen estas herramientas en sus clases, así como el acompañamiento a estudiantes para impulsar su interés en la investigación científica.

“Queremos aportar a formar una cultura científica en la isla y fomentar el desarrollo de futuros neurocientíficos puertorriqueños, lo que elevará el nivel de competencia científica de Puerto Rico”, elaboró en declaraciones escritas Bravo Rivera, experto en neurociencia de la conducta, quien actualmente se desempeña como científico posdoctoral en el Cold Spring Harbor Laboratory en Nueva York.

El grupo busca fomentar el conocimiento de la neurociencia en Puerto Rico estableciendo laboratorios de investigación en las escuelas; entrenando a educadores para enseñar investigación científica; motivando a estudiantes a ser gestores de su aprendizaje en investigación de neurociencia; y creando lazos entre centros de investigación y las escuelas de la isla. Actualmente evalúan otros planteles que puedan recibir un laboratorio. Esas escuelas deben demostrar compromiso de su facultad y estudiantes respecto a la investigación en ciencias.

NeuroBoricuas reúne a sobre 20 científicos, algunos de ellos estudiantes subgraduados y graduados dentro y fuera de la isla, y otros que son educadores de la Universidad de Puerto Rico, la Universidad Central del Caribe y la Universidad Metropolitana del Sistema Universitario Ana G. Méndez.

“El laboratorio inaugural de NeuroBoricuas es un gran paso para las ciencias y Puerto Rico. Los neurocientíficos que forman parte de este proyecto han invertido décadas entrenando en ciencias. El proyecto representa un compromiso genuino y desprendido. La comunidad neurocientífica puertorriqueña le regala a su patria sus conocimientos para beneficio de Puerto Rico”, afirmó el Dr. Daniel Colón Ramos de la escuela de medicina de Yale y fundador de la organización CienciaPR.

Además de recibir el equipo y el adiestramiento para los maestros, los estudiantes de CROEM permanecerán en contacto con los NeuroBoricuas para discutir sus proyectos. Con la expansión a otras escuelas se proyecta también la elaboración de un curso formal de introducción a la neurociencia, con su texto y manual de laboratorio.

“La neurociencia se está volviendo tan popular en todo el mundo, que es importante que Puerto Rico comience a entrenar a su próxima generación de neurocientíficos competitivos. Quién sabe cuántos futuros descubrimientos neurocientíficos vendrán de Puerto Rico, gracias a los NeuroBoricuas”, sostuvo el doctor Gregory Quirk, del Departamento de Psiquiatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico.

El laboratorio de CROEM cuenta con equipo de alta tecnología, incluyendo instrumentos utilizados para diagnóstico médico y biotecnología. Dicho equipo se obtuvo mediante donativos gestionados por NeuroBoricuas. Los auspiciadores incluyen al Recinto de Ciencias Médicas de la UPR, la compañía Digi Serv, y el Laboratorio de Aprendizaje del Miedo del doctor Gregory Quirk, con la colaboración de la Universidad Central del Caribe y del Sistema Universitario Ana G. Méndez.

Para información adicional sobre este proyecto o sobre NeuroBoricuas, puede visitar su página en Facebook bajo NeuroBoricuas, o el portal http://neuroboricuas.org.

Deje un comentario