A Putin le es difícil imaginar a Trump con unas prostitutas

Foto: AFP
El presidente ruso, Vladimir Putin, negó tener algún tipo de información delicado sobre el presidente electo de EE. UU., Donald Trump.

El presidente ruso negó además que su gobierno chantajea a millonarios ni a jefes de Estado.

El presidente ruso, Vladimir Putin, rechazó las informaciones de medios estadounidenses según las cuales los servicios secretos rusos espiaron en Moscú al próximo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para chantajearlo.

Durante su visita a Moscú, en noviembre del 2013, Donald Trump “era simplemente un empresario, una de las personas más ricas de Estados Unidos (…) ¿Alguien piensa que nuestros servicios secretos van tras cada multimillonario estadounidense? Por supuesto que no, es un delirio total”, ironizó Putin en conferencia de prensa, y añadió que “nunca se había reunido” con el nuevo presidente estadounidense. (Lea también: ‘Putin ordenó campaña’ para ‘ayudar a Trump’ a llegar a la presidencia)

Según un informe, publicado por varios medios estadounidenses, pero que no fue verificado, los servicios secretos rusos (FSB, ex-KGB) espiaron a Trump.

La prensa citó, entre otros temas, un video de carácter sexual donde supuestamente había prostitutas implicadas, registrado clandestinamente por los servicios rusos durante una visita del magnate a Moscú en 2013. “¿Trump habría llegado y habría ido corriendo a buscar prostitutas moscovitas?”, prosiguió Putin, recordando que se trata de “alguien que ha organizado toda su vida concursos de belleza y que ha frecuentado las mujeres más bellas del mundo”.

“Saben, me es difícil imaginar que se fue para el hotel para reunirse con nuestras chicas de dudosa moral. Sin lugar a dudas, son las mejores del mundo, pero dudo que Trump cayera en eso”.

Tomó luego un aire más serio para afirmar que la prostitución era “un fenómeno social serio, horrible”.

Y continuó: “Da la impresión de que, tras haber ensayado en Kiev, están dispuestos a organizar un Maidán (revolución ucraniana) en Washington con tal de no dejar a Trump asumir el cargo”, dijo.

Putin aprovechó la comparecencia junto con el presidente moldavo, Igor Dodon, para asegurar que en EE. UU. continúa “la agria lucha política”, pese a que las elecciones presidenciales terminaron “con la convincente victoria del señor Trump”. (Además: La parodia de Alec Baldwin saca de casillas a Donald Trump)

“Bajo mi punto de vista, en el transcurso de esa lucha se han planteado varios objetivos, puede ser que más, pero algunos son evidentes. El primero de ellos es restar legitimidad al presidente electo de EE. UU.”, dijo Putin, enemigo acérrimo de la derrotada candidata demócrata Hillary Clinton.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.