Sin servicios miles de vecinos de residenciales públicos según director de los Centros Sor Isolina Ferré

SAN JUAN  – El principal oficial ejecutivo de los CSIF, José Luis Díaz Cotto, denunció el jueves, que la Administración de Vivienda Pública, supuestamente, ha dejado en el aire a 2,719 vecinos de 21 residenciales públicos donde los Centros Sor Isolina Ferré ofrecen servicios de prevención desde hace 20 años al interrumpir unilateralmente el proceso de firma de contratos que estaba encaminado desde hace semanas.

“Estamos sorprendidos con esta decisión de AVP, sobre todo porque nos habían informado que los fondos federales del Departamento de la Vivienda Federal (HUD, por sus siglas en inglés) estaban disponibles. Y nos sorprende aún más que nos digan que no nos reembolsarán los gastos en los que hemos incurrido –unos 55,000 dólares- porque continuamos ofreciendo los servicios debido a que el contrato había sido aprobado y solo faltaba el trámite burocrático ordinario que no toma más de 10 días”, dijo Díaz Cotto en declaraciones escritas.

Explicó que la dependencia del Departamento de la Vivienda instruyó a los Centros Sor Isolina Ferré, al igual que a Crearte y Boys and Girls Club, a suspender de inmediato los servicios a los residentes hasta nuevo aviso, efectivo el 14 de diciembre. La decisión impacta adversamente a 83 empleados de los CSIF que tuvieron que ser cesanteados sin que exista una expectativa de cuándo podrían reincorporarse a sus puestos de trabajo.

Sostuvo que el martes, 13 de diciembre de 2016, supuestamente los CSIF recibieron una notificación de parte de AVP que ordenaba suspender los servicios que ofrece el programa a 2,719 residentes de vivienda pública. La razón que se dio para ello es que la agencia no continuará con los trámites internos para que entre en vigor el nuevo contrato que ya había sido firmado por el principal oficial ejecutivo de los CSIF, el pasado 22 de noviembre de 2016 (una extensión al contrato vigente con la agencia para continuar los servicios que se ofrecieron durante el pasado año). El contrato estaba pendiente de la firma del administrador de AVP, Gabriel López Arrieta.

“El efecto inmediato de esta decisión inesperada de AVP es que los 2,719 niños, jóvenes, adultos y envejecientes que se beneficiaban de este programa no podrán recibir servicios por tiempo indefinido. Ante lo súbito de la determinación, los CSIF se encuentran en proceso de notificar a los residentes de los residenciales, así como a los consejos de residentes que no se podrán seguir ofreciendo los servicios”, añadió Díaz Cotto.

Mencionó que los 21 residenciales públicos servidos por los CSIF están ubicados en Ponce, Santa Isabel, Juana Díaz, Guayama, Salinas y Cayey. Estos servicios se dan a través del programa Faro de Esperanza, que ofrece alternativas de superación en las áreas de educación, liderazgo en jóvenes, desarrollo familiar, deportes, recreación, capacitación, artes y apoyo a personas de edad avanzada. Este programa es subvencionado con fondos federales administrados por la AVP del Departamento de la Vivienda local.

“Esta alianza de dos décadas ha permitido contribuir a una mejor calidad de vida en comunidades con grandes necesidades socioeconómicas por más de 15 años, pues previene la deserción escolar, la delincuencia juvenil, el embarazo entre adolescentes, entre otros males sociales”, concluyó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.