La Reserva Federal empuja al dólar que avanza hacia la paridad con el euro

El billete verde se cambia a niveles que no se veían desde hace 14 años frente a la divisa europea

Billetes de dólares, libras esterlinas, yen y yuanes JASON LEE REUTERS

La posibilidad de que la Reserva Federal eleve al menos tres veces los tipos de interés el próximo año puso al dólar estadounidense a menos de cuatro décimas de la paridad con el euro. La divisa europea llegó a cambiarse a 1,0367 dólares a medio día en Wall Street, ante la expectativa de que el banco central de Estados Unidos será más agresivo de lo anticipado. Son niveles que no se veían desde hace 14 años.

El billete verde se apreció casi un 1% respecto a la divisa en el momento de conocerse el detalle de la encuesta interna de los miembros de la Fed, en la que once de sus 17 integrantes anticipan que los tipos llegarán como mínimo al 1,5% a final de 2017. Hay cinco miembros que los ven incluso más alto. El ritmo de la progresión hacia unos tipos más normales sería similar en 2018 y 2019.

Este jueves, con el mensaje digerido, el dólar se anotó otra subida de un 1,5% respecto a la cesta de divisas. El movimiento en dos días, por tanto, es muy fuerte y los bancos de inversión dan por hecho que se llegará a la paridad a comienzos de año. El encarecimiento del precio del dinero podría ser incluso más abrupto si la promesa de recorte de impuestos y de incremento de las inversiones de Donald Trump aúpa la inflación.

El alza de tipos y el incremento de estímulos fiscales es el camino opuesto al que se está siguiendo Europa, que acaba de extender la compra de bonos para sostener el crecimiento y la inflación. Esta divergencia no hace más que dar más aire caliente al dólar y complica la apuesta por una recuperación del euro a corto plazo. A esto se le suma la incertidumbre de un calendario político complejo en Europa.

Hace solo una semana, el euro se cambiaba cerca de los 1,08 dólares. En los últimos días antes de la decisión de tipos de interés le costó aguantar el nivel de los 1,065 dólares. El cambio a 1,04 dólares se ve como una marca de sustento, aunque no se descarta que pueda caer a los 1,03 dólares en los próximos días si los datos económicos apuntalan la perspectiva de que el crecimiento y el empleo se sostiene.

Efecto en las empresas

Esta escalada, alimentada también por la perspectiva de mayores retornos, puede afectar al margen de beneficio de las grandes empresas exportadoras y resta competitividad a sus productos, que se vuelven más caros. Existe, además, el temor de que la apreciación pueda a restringir las condiciones financieras para la deuda en dólares. Eso obligaría a la Fed a ser más cauta con la subida de tipos.

Esta combinación de tipos más altos y una divisa más potente puede enfriar el entusiasmo que se vivió en Wall Street tras conocerse el resultados de las presidenciales en EE UU. Las compañías en los sectores de los materiales, energía y más expuestas a los tipos son las que más sufren. La situación, sin embargo, beneficia a los bancos, porque mejoran las expectativas de beneficios.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.