Históricos campeonatos para Juanas y Pitirres en el voleibol universitario

Las Juanas del Colegio acaban con la sequía de 30 años conviertiéndose campeonas del voleibol de la LAI. (Zacha Acosta LAI)

Las Juanas del Colegio acaban con la sequía de 30 años conviertiéndose campeonas del voleibol de la LAI. (Zacha Acosta LAI)

CAROLINA  – Las Juanas del Colegio de Mayagüez y los Pitirres de la Universidad del Este (UNE) se proclamaron nuevos campeones del voleibol universitario, haciendo historia ante los sextetos de las Taínas y los Taínos de la Universidad del Turabo.

Treinta años esperaron las Juanas del Colegio para proclamarse campeonas del voleibol de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI). Su magistral resultado llegó al sumar 15 victorias al hilo sin conocer la derrota en la temporada que finalizó para ellas en la aldea de las subcampeonas Taínas del Turabo en Gurabo.

El sueño fue trabajado, pensado y llevado a cabo a la perfección en el segundo partido de la final con marcador 21-25, 25-17, 25-20 y 25-23.

“Para mí es un honor este campeonato. No tengo palabras para describir más allá lo que estamos viviendo ahora. Hace 30 años que nuestro Israel García había ganado el campeonato para el Colegio. Hoy, yo, uno de sus jugadores, lo logré. Es grandísimo”, expresó el dirigente de las Juanas, José Rodríguez Balager, flaqueado por su asistente y exvoleibolista de selección, Alexis Matías.

Rodríguez Balager conoció en 1999 lo que es sentir la sangre verde de campeón, tras ganar con su alma mater su único campeonato de estudiante en los cuatro años que participó LAI (1999-2005). Regresar al Colegio a la cima del voleibol femenino fue un trabajo que comenzó hace cinco años, que lleva como técnico del sexteto.

Los Pitirres de la UNE celebran su regreso a la cima del voleibol universitario. (Zacha Acosta LAI)

Los Pitirres de la UNE celebran su regreso a la cima del voleibol universitario. (Zacha Acosta LAI)

“Nos creamos un objetivo desde el año pasado. Cada jugadora fue importante en los partidos. Todas aceptaron su rol. Se enfocaron en lo positivo y se trabajaba en lo negativo. No dependimos de una sola jugadora, sino en un trabajo en equipo. Gracias a Dios seguiremos juntos el año que viene. Celebraremos un poco, pero volveremos a la carga a seguir trabajando para el próximo año”, añadió el colegial.

Las Taínas del Turabo, aunque no ganaron, cerraron una temporada de ensueño. El sexteto negro y anaranjado había superado en su camino los equipos más temibles de la Liga, las cinco veces campeones Cocodrilas de la UMET en cuartos de final, y las Vaqueras de la Universidad de Puerto Rico de Bayamón en semifinales. Ambas clasificaciones al máximo de tres partidos. Su gesta las llevó a ganarse el respeto de la fanaticada universitaria, que vio en un principio a un equipo sin posibilidades para llegar a la final.

Por su parte, la historia seguía buscando grandes protagonistas en la noche del miércoles. Esta aterrizó en el campus de la UNE en Carolina para proclamar nuevos campeones a los Pitirres ante unos primos, Taínos del Turabo, aferrados en su intención de extender la serie al máximo de tres partidos.

Sin embargo, el sexteto de la UNE sumó su quinto campeonato en ocho finales consecutivas con victoria en cinco parciales, 25-12, 24-26, 21-25, 25-20 y 15-12, por primera vez ante su público en casa. La última vez que la UNE ganó un campeonato fue en el 2013, perdiendo en el 2014 contra los Tarzanes del Colegio y con los Taínos del Turabo el pasado año.

“Este campeonato significa mucho, porque en ocho finales nunca habíamos ganado en nuestra casa. Esto se llenó de todo el estudiantado para apoyar un equipo que cayó abajo y no le podemos pedir más”, indicó el técnico de los Pitirres, Efraín Rivera.

Es cierto, los Pitirres cayeron en el hoyo universitario. Estos clasificaron con el cuarto mejor record de la sección Rafael Mangual, 6-3, donde los Cocodrilos de la Universidad Metropolitana (UMET) dominaron con 9-0.

En su cruce de octavos de final tuvieron un respiro al eliminar a los Delfines de la Universidad del Sagrado Corazón. Su rival de turno en las series de cuarto de finales fue la UMET, quienes habían pasado directo a la etapa. No tuvieron desespero eliminándolos en dos partidos, ganándose el sobrenombre de “underdog”.

Mientras, los Taínos del Turabo estaban defiendo sin derrota su campeonato llegando invictos con 34 victorias a la final tras eliminar a los Gallitos de la UPR de Río Piedras. Los Pitirres de la UNE seguían sudando su clasificación a la final, esta vez ante los Tigres de la Universidad Interamericana en tres encuentros.

“Yo tengo un colectivo que se me queda intacto. Los líberos se me van, pero ya tengo un jugador de transferencia que nos hará el trabajo. Deben contar con nosotros para el próximo año”, enfatizó Rivera.

Los terceros lugares fueron ocupados por los Tigres de la Interamericana y las Vaqueras de la UPR de Bayamón.

De esta manera, la Liga Atlética Interuniversitaria cierra un capítulo en la historia del voleibol universitario.

El Festival Deportivo continuará el jueves, con la final de tenis masculino entre los Cocodrilos de la UMET y los campeones Taínos del Turabo a las 3:00 de la tarde en el recinto taíno en Gurabo. La serie la domina la UMET 1-0.

En Río Piedras, los Lobos de la UPR de Arecibo y los Gallitos de la UPR de Río Piedras jugarán a las 3:00 de la tarde por el tercer lugar del fútbol masculino.

Deje un comentario