Gobernador inaugura nuevas instalaciones de FURA

MAYAGÜEZ – El gobernador Alejandro García Padilla inauguró el martes, las nuevas instalaciones del Negociado de las Fuerzas Unidas de Rápida Acción (FURA) en el aeropuerto Eugenio María de Hostos en Mayagüez.

La inversión de este proyecto asciende a 623 mil dólares, que fueron aportados por la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI), la Autoridad de Edificios Públicos (AEP), la Autoridad de Puertos y la propia Policía de Puerto Rico. Con este nuevo espacio, la administración de García Padilla reitera el cumplimiento de todos sus compromisos con el principal cuerpo de vigilancia de la isla y con la seguridad de todo el país.

“Hoy venimos a demostrar una vez más nuestro compromiso con la Policía, lo que equivale a decir que estamos comprometidos con la seguridad de nuestra gente. Hemos trabajado muy de cerca durante todo el cuatrienio con este honrado cuerpo, brindándole los recursos que necesitan a la altura del siglo 21 y de esta forma, hemos producido resultados históricos. Les hemos provisto de recursos económicos, nuevas tecnologías, una mejor estructura organizativa y de la adopción de una reforma sostenible que ha transformado la uniformada. Aun hoy, a semanas de terminar este cuatrienio, lo continuamos haciendo y con mucha satisfacción, hacemos entrega oficial de las nuevas instalaciones de FURA”, expuso el mandatario en declaraciones escritas.

Explicó que las nuevas instalaciones consisten en un hangar en acero que albergará tanto un helicóptero como los cuarteles generales de FURA en la región. El lugar también servirá como base para la Unidad Motorizada de la Policía de Mayagüez. Este proyecto le permitirá a FURA brindar apoyo aéreo más rápido y efectivo al personal marítimo en las áreas costeras del Oeste y proveerá espacios más seguros y eficientes para que la Policía pueda mantener sus naves y atender al público que así lo requiera.

García Padilla sostuvo que con el fin de optimizar y agilizar los servicios, su administración creó nuevamente la Superintendencia Auxiliar de Operaciones de Campo; rescató el Negociado de Drogas y Narcóticos; reestructuró los Cuerpos de Investigaciones Criminales; dotó con el rango de negociado a FURA; le devolvió el control de su Academia a la Policía; creó la División Especial de Crímenes Mayores y convirtió la Unidad Aérea en la flota policiaca más grande del Caribe, dotándola con nueve helicópteros y dos aviones con tecnología moderna. Asimismo, ha entregado 1,537 nuevas patrullas y 1,200 nuevas armas de fuego.

“Pese a la crisis económica que vivimos, nunca hemos reducido el presupuesto de la Policía. Nunca hemos jugado con la seguridad de nuestro pueblo. Por el contrario, hemos procurado la adquisición de armas, equipos, patrullas, computadoras y recursos para investigaciones. Nuestro propósito fue dejarle al pueblo de Puerto Rico una Policía mejor preparada y con una moral más alta que cuando la encontramos. Y lo pudimos lograr, pese a los enormes retos económicos que enfrentamos”, aseguró el gobernador.

De forma similar, la reforma sostenible que emprendió la administración, ha permitido cambios importantes en la uniformada. Por ejemplo, la Policía se ha profesionalizado, registrándose 604 ascensos por cumplimiento de exámenes. Asimismo, se han establecido nuevas políticas de uso de fuerza; fortaleciéndose principios como el respeto a los derechos civiles, la ley y el orden; se han implementado nuevas políticas contra el discrimen; creado nuevos e innovadores programas de adiestramiento y fortalecido el trabajo en conjunto con las comunidades y la ciudadanía.

“Los cambios que hemos perpetuado en la Policía han permitido que terminemos el 2015 con la menor cantidad de asesinatos en 25 años y que este año 2016 refleje hasta el momento una reducción en los asesinatos de casi 30 por ciento en comparación con el 2012. Sin embargo, no estaremos satisfechos, por supuesto, hasta que no haya un solo crimen en Puerto Rico. Pero, mientras eso sucede, tengo que reconocer la labor incansable de todos los agentes y personal de FURA; nuestra primera línea de defensa contra el narcotráfico y otros crímenes que se atentan contra nuestra paz y convivencia social. Extiendo mi reconocimiento a todos los hombres y mujeres de la Policía de Puerto Rico, que a diario se juegan la vida por nuestra seguridad. Finalmente, reconozco, y sobre todo agradezco, el trabajo del superintendente José Caldero, quien ha liderado este histórico esfuerzo a lo largo de los últimos años. Espero que estas nuevas instalaciones que hoy inauguramos provean comodidad, seguridad y un ambiente más profesional a nuestros agentes del área Oeste”, concluyó García Padilla.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.