Duro golpe en la ONU a política de colonias israelíes

EE. UU. se abstuvo de vetar resolución que exige fin de los asentamientos en territorios palestinos.

Foto: AFP
De los 15 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, 14 votaron por aprobar la resolución

El Consejo de Seguridad de la ONU exigió el viernes a Israel que ponga fin a los asentamientos en territorio palestino, en una resolución adoptada después de que Estados Unidos no usó su derecho a veto contra su aliado más cercano en Oriente Próximo.

Poco después de conocido el resultado de la votación, Israel manifestó que no acatará la resolución: “Israel rechaza esta resolución antiisraelí vergonzosa de Naciones Unidas y no la acatará”, indicó un comunicado de la oficina del primer ministro, Benjamin Netanyahu.

“En un momento en el que el Consejo de Seguridad no hace nada para frenar la matanza de medio millón de personas en Siria, ataca vergonzosamente a la única verdadera democracia de Oriente Próximo, Israel, y llama al Muro Occidental (Muro de las Lamentaciones) territorio ocupado”.

Por su parte, los palestinos expresaron que se “trata de una condena internacional unánime de la colonización y un claro apoyo a una solución de dos Estados” dijo el portavoz de la presidencia palestina Nabil Abu Rudeina. Es “un día histórico” y “una victoria (…) del derecho internacional”, añadió.

En una maniobra poco usual, Washington se abstuvo, permitiendo que la medida pasara con los votos a favor de los 14 miembros restantes del Consejo. Los integrantes de cada país miembro rompieron en un aplauso para celebrar esta resolución. Nueva Zelanda, Malasia, Senegal y Venezuela impulsaron la votación, después de que Egipto decidió postergarla por la llamada del presidente electo de EE. UU., Donald Trump, al jefe de Estado egipcio, Abdel Fatah al Sisi.

El embajador israelí ante la ONU, Danny Danon, reconoció que su gobierno esperaba que Washington vetara “esta vergonzosa resolución”. “No tengo dudas de que la nueva administración estadounidense y el próximo secretario general de la ONU (Antonio Guterres) marcarán el paso hacia una nueva era en la relación de la ONU con Israel”, declaró.

La resolución exige que “Israel cese inmediata y completamente los asentamientos en los territorios palestinos ocupados, incluido Jerusalén Este”. Además, recalca que las colonias israelíes “no tienen validez legal” y “están poniendo en peligro la viabilidad de la solución de los dos Estados”.

Los asentamientos de Israel son vistos como un gran escollo en los esfuerzos de paz, ya que están construidos en territorios palestinos que pertenecerían a su futuro Estado.

La ONU, que mantiene que las colonias son ilegales, ha alertado en los últimos meses de que han proliferado las edificaciones. Unos 430.000 israelíes viven actualmente en Cisjordania y otros 200.000 en Jerusalén Este, que para los palestinos debe ser la capital de su futuro Estado.

EE. UU. defendió su abstención y recordó que lleva casi cinco décadas pidiendo detener su expansión. La embajadora estadounidense, Samantha Power, aseguró que la postura de la Administración de Barack Obama ante el texto va en línea con la posición histórica del país, tanto con gobiernos demócratas como republicanos.

“EE. UU. ha estado trasladando el mensaje de que los asentamientos deben acabarse, en público y en privado”, dijo Power.

El Ejecutivo estadounidense había vetado en el 2011 un texto similar. Varios gestos del gobierno israelí de Netanyahu minaron la relación con la administración de Obama. Ahora Israel espera que Trump vaya decididamente en su apoyo.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.