Denuncian posible debacle empresarial a causa de SURI

Sentado de izquierda a derecha, Nelson Ramírez, presidente del Centro Unido de Detallistas; Heriberto Ortiz, director ejecutivo de la cooperativa de farmacias, y Lcdo. Manuel Reyes, Vicepresidente ejecutivo de Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos.

SAN JUAN  – Miles de pequeños y medianos negocios estarían en riesgo de cerrar operaciones si antes del 31 de diciembre no se declara una moratoria en el uso del Sistema Unificado de Rentas Internas (SURI) y no se atiende la aplicación de los créditos de revendedor a miles de comercios por parte del Departamento de Hacienda. Así lo expresó el jueves, el presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD) Nelson Ramírez, y representantes de las principales organizaciones comerciales del País.

“Son numerosos los procesos de SURI que complican el funcionamiento normal de un negocio y que obstaculizan el cumplimiento del comercio a cabalidad. Para empezar, el certificado de exención vence el 31 de diciembre y para poder renovarlo, Hacienda requiere al comercio no tener deudas con dicha dependencia. La preocupación es que el sistema no está reconociendo ni otorgando los créditos de revendedor a aquellos comercios con derecho al mismo, y por tanto, se refleja una deuda en el sistema que no es real. Esto provocará que miles de empresarios se vean imposibilitados de renovar sus certificados de comerciante al 31 de diciembre, fecha en que vencen los mismos, lo que paralizará las operaciones de miles de establecimientos comerciales en la Isla”, dijo Ramírez en declaraciones escritas.

“En muchos casos la cuantía de créditos no reconocidos ni aplicados por Hacienda a los comercios asciende a 50,000 dólares. Es por ello, que exigimos a Hacienda que se apliquen los créditos a los comercios con derecho a ello de forma inmediata. Igualmente, resulta necesaria una moratoria en lo que respecta al sistema SURI y sus requerimientos para poder resolver esta situación”, añadió.

El grupo de organizaciones empresariales agregó que el sistema SURI requiere información sobre suplidores que no está en poder del comercio y que no está bajo su control obtenerlo. Aunque en principio Hacienda otorgó una moratoria para esto, la misma finaliza ahora en diciembre y aún persiste el problema. Igualmente, el grupo denunció que se están aplicando multas por alegada radicación tardía, cuando la radicación ha sido llevada a cabo en tiempo. El problema recae en que el sistema no reconoce la radicación hasta tanto el cobro del dinero se concreta.

“La transacción debe ser reconocida a la fecha de la radicación y no a partir de la fecha en que se concreta el cobro, porque esto es un factor que no está en control del comercio. Otro problema es que se obliga al empresario a conocer el número de registro de comerciante de todos y cada uno de los suplidores; hacer una tabla factura por factura y desglosarla para determinar el IVU, proceso que encarece exponencialmente los servicios de contabilidad. Igualmente la deficiencia de aplicar los créditos de revendedor en tiempo limita el flujo de efectivo en la operación del comercio. Esto resulta desastroso en la estabilidad de miles de empresas”, destacó Heriberto Ortiz, representante de Coopharma.

Por su parte, el licenciado Manuel Reyes Alfonso, de MIDA, expuso que SURI no tuvo un periodo adecuado de prueba antes de ponerse en función provocando problemas múltiples con su implementación. “La situación se complica ante la inhabilidad de Hacienda de poder atender los reclamos diversos que surgen relacionados al sistema debido a la falta de personal en la agencia, la transición gubernamental y por el período navideño. Esta no es la primera vez que ocurren dificultades en la implementación de cambios en los sistemas de Hacienda. La agencia debe recordar las dificultades que tuvo recientemente con el sistema PICO y antes con el cobro del IVU en los muelles y los certificados de revendedor elegible.
En esos casos tuvo que otorgar varias extensiones y publicó cartas circulares corrigiendo en la marcha los asuntos. Precisamente este cambio continuo de sistemas y de requisitos abona a la confusión y dificulta el cumplimiento. En medio de la presente crisis económica, los comerciantes necesitan estabilidad y certeza para poder cumplir y no pueden estar
sujetos a ser penalizados por las carencias de los sistemas de la agencia y los cambios continuos”, puntualizó Reyes Alfonso.

De otro lado, el ingeniero Luis Sepúlveda, presidente de la Asociación de Detallistas de Gasolina, denunció que SURI es una herramienta sumamente complicada de implantar y tampoco lanza una advertencia al usuario si se cometen errores involuntarios. “Una vez se pasa la página, ya no se puede revisar, hacer cambios ni corregir algún renglón que haya pasado inadvertido”, expuso Sepúlveda.

“Además de las dificultades que presenta SURI en el diario, tampoco existe un estatuto regulatorio que establezca con claridad y certeza la forma y manera en que opera este sistema tan difícil para el empresario, que se ve obligado a contratar los servicios de profesionales para recibir la ayuda necesaria, lo que está encareciendo los costos de hacer negocios. Recabamos del Gobernador Electo una acción inmediata que impida el posible cierre de operaciones de miles de comercios. Solicitamos que éste sea el primer tema que sea atendido por el Secretario entrante y se le dé al mismo la prioridad que amerita”, concluyó Nelson Ramírez.

Se solidarizaron, además, con este importante asunto entidades como la Asociación de Industriales del Hielo, Asociación de Centros de Inspección, Asociación de Funerarios, Asociación de Industriales del Pan, Asociación de Detallistas de Gasolina y la Cámara de Industriales de Rótulos y Anuncios, por mencionar algunas.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.