VERGÜENZA

tmp8a6d

por Israel Roldán

Lo electores estadounidenses eligieron como su presidente a Donald Trump. Cómo ocurrió esto es incomprensible pero ocurrió. Desde enero de 2017 Trump será también nuestro presidente solo que no cargamos culpa ya que no votamos por él.

Los pueblos tienen los gobernantes que se merecen, la historia está preñada de casos en los cuales hubo arrepentimiento y vergüenza de haber elegido a la persona equivocada.

Quiera Dios y me equivoque pero no auguro buenos días a la nación americana. La única esperanza es que Trump se retracte de todas las barbaridades que prometió o saber que tarde o temprano su mandato pasará y el pueblo seguirá su marcha.

Alemania idolatraba a Hitler, Italia a Mussolini, España a Franco y hay muchos ejemplos de como los pueblos sufrieron las consecuencias de malas decisiones. Para dar un solo ejemplo las fuerzas militares de Franco asesinaron a quien fue uno de los poetas más exquisito de la lengua española, Federico García Lorca.

De igual manera la historia nos enseña que siempre hay esperanza. Cuando Hitler cayó surgió la figura egregia de Konrad Adenauer que dirigió la reconstrucción de Alemania, en Italia fue Aldo Moro y en España Adolfo Suárez.

Las consecuencias del voto por Trump se medirán con el tiempo. Lo bueno y lo malo pasará y otros presidentes llegarán pero la historia preservará su legado. Será recordado con odio como Hitler, Mussolini y Franco o con amor, admiración y respeto como Adenauer, Moro y Suárez.

Lo que no hay dudas es que si cumple todas las barbaridades que prometió y por las cuales la mayoría del pueblo americano lo eligió será el formador de odio, discrimen y división como no ha visto Estados Unidos desde su guerra civil. Al igual que entonces un Lincoln llegará.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.