Temor por suerte de un millón de personas en Mosul

Más de 20.000 personas abandonaron sus hogares en las ciudades aledañas a los ataques.

Foto: AFP Soldados iraquíes muestran una bandera del Estado Islámico de un lugar reconquistado al g

Foto: AFP
Soldados iraquíes muestran una bandera del Estado Islámico de un lugar reconquistado al g

Las organizaciones humanitarias mostraron su inquietud por la suerte de más de un millón de civiles atrapados en Mosul de los cuales unos 25.000 estarían secuestrados para servir como escudos humanos por parte de los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) que defienden parte de sus posiciones ante el ejército iraquí. (Lea también: Grupo Estado Islámico mata a 52 jóvenes en un colegio en Mosul)

Los combates se intensificaron en la periferia de la segunda ciudad de Irak, bastión del EI en el norte de Irak, particularmente en la localidad de Gogjali, este de Mosul, donde los yihadistas ofrecían anoche una fuerte resistencia.

En la zona bajo control gubernamental, un soldado iraquí mostraba como un trofeo una bandera negra del grupo yihadista. “La sacamos y en su lugar pusimos la bandera de Irak”, afirmó orgulloso el soldado Mohammed Alí, antes de volver a la primera línea de combate para desalojar al puñado de yihadistas que frenan el avance gubernamental.

En la zona liberada el martes por las tropas iraquíes, los habitantes comienzan a salir a la calle, a pesar del ruido de los tiroteos. Fue desde Gogjali que el martes las tropas iraquíes penetraron el martes en Mosul, por primera vez desde la toma de la ciudad por el EI en junio del 2014. (Lea también: Yihadistas tienen 8.000 familias en Irak que usan como escudos humanos).

Las tropas, apoyadas por la coalición internacional liderada por Estados Unidos, todavía no lograron establecer aún una cabeza de puente en la ciudad, pero su presencia lanza la “verdadera batalla” de Mosul, indicó un responsable militar del frente este. Por su parte, las tropas iraquíes y aliadas que atacan por el norte se encontraban este miércoles a dos kilómetros de los límites de Mosul.

Las fuerzas del frente sur, las que tienen más distancia que cubrir para llegar a Mosul, estaban este miércoles a unos 30 kilómetros del bastión del EI.

Las tropas del frente sur avanzan hacia Hamam al-Alil, una ciudad a orillas del río Tigris que antes del inicio del conflicto tenía 60.000 habitantes.

Las fuerzas de seguridad consideran que la batalla de Mosul será larga, pues el EI tuvo dos años para preparar la defensa de su bastión, donde en junio del 2014 declaró el ‘califato’.

Los yihadistas –entre 4.000 y 7.000 en la zona (de los cuales entre 3.000 y 5.000 en Mosul)– ya demostraron que están dispuestos a vender caras sus vidas frente a las decenas de miles de tropas iraquíes y kurdas.

Las organizaciones humanitarias mostraron su inquietud por la suerte de más de un millón de civiles atrapados en Mosul de los cuales unos 25.000 estarían secuestrados para servir como escudos humanos por parte de los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) que defienden parte de sus posiciones ante el ejército iraquí. (Lea también: Grupo Estado Islámico mata a 52 jóvenes en un colegio en Mosul)

Los combates se intensificaron en la periferia de la segunda ciudad de Irak, bastión del EI en el norte de Irak, particularmente en la localidad de Gogjali, este de Mosul, donde los yihadistas ofrecían anoche una fuerte resistencia.

En la zona bajo control gubernamental, un soldado iraquí mostraba como un trofeo una bandera negra del grupo yihadista. “La sacamos y en su lugar pusimos la bandera de Irak”, afirmó orgulloso el soldado Mohammed Alí, antes de volver a la primera línea de combate para desalojar al puñado de yihadistas que frenan el avance gubernamental.

En la zona liberada el martes por las tropas iraquíes, los habitantes comienzan a salir a la calle, a pesar del ruido de los tiroteos. Fue desde Gogjali que el martes las tropas iraquíes penetraron el martes en Mosul, por primera vez desde la toma de la ciudad por el EI en junio del 2014. (Lea también: Yihadistas tienen 8.000 familias en Irak que usan como escudos humanos).

Las tropas, apoyadas por la coalición internacional liderada por Estados Unidos, todavía no lograron establecer aún una cabeza de puente en la ciudad, pero su presencia lanza la “verdadera batalla” de Mosul, indicó un responsable militar del frente este. Por su parte, las tropas iraquíes y aliadas que atacan por el norte se encontraban este miércoles a dos kilómetros de los límites de Mosul.

Las fuerzas del frente sur, las que tienen más distancia que cubrir para llegar a Mosul, estaban este miércoles a unos 30 kilómetros del bastión del EI.

Las tropas del frente sur avanzan hacia Hamam al-Alil, una ciudad a orillas del río Tigris que antes del inicio del conflicto tenía 60.000 habitantes.

Las fuerzas de seguridad consideran que la batalla de Mosul será larga, pues el EI tuvo dos años para preparar la defensa de su bastión, donde en junio del 2014 declaró el ‘califato’.

Los yihadistas –entre 4.000 y 7.000 en la zona (de los cuales entre 3.000 y 5.000 en Mosul)– ya demostraron que están dispuestos a vender caras sus vidas frente a las decenas de miles de tropas iraquíes y kurdas.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.