‘Si fracasa el diálogo nacional, el camino podría ser el de la sangre’

El enviado papal a Caracas expresó su preocupación por la crítica situación en Venezuela.

Foto: La Nación - Argentina Según contó a LA NACION, las 48 horas que pasó a principios de semana en Caracas fueron

Foto: La Nación – Argentina
Según contó a LA NACION, las 48 horas que pasó a principios de semana en Caracas fueron

Un eventual fracaso del diálogo político entre gobierno y oposición en Venezuela, bajo el auspicio del Vaticano, podría derivar en hechos sangrientos, afirmó el sábado al diario argentino La Nación el enviado del Papa Francisco, el arzobispo Claudio María Celli.

“Si acaso en una delegación o la otra quieren terminar con el diálogo, no es el Papa sino el pueblo venezolano el que va a perder, porque el camino podría verdaderamente ser el de la sangre”, dijo el prelado.

Las conversaciones entre gobernantes y opositores asoman con dificultades que amenazan una pronta solución a la crisis venezolana. Los primeros días de tregua, con insultos y posturas irreconciliables en torno a la salida del chavismo del poder complican el panorama. Las partes enfrentadas volverán a verse el 11 de noviembre. En medio de una gran crisis interna, la oposición reclama un referendo revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro.

“Hay gente que no tiene miedo de que haya derramamiento de sangre. Esto es lo que me preocupa. Francisco está jugando un papel muy fuerte. Corremos un riesgo. Vamos a ver, que Dios nos ayude”, rogó el arzobispo, en Roma a su regreso de Caracas. Celli dijo que “es el pueblo venezolano el que se hunde más”.

“Cuando me reuní con los representantes de la oposición, en la mañana del lunes, les dije claramente: ‘Mi miedo es que haya muertos en la manifestación del jueves. Y si hay muertos, el diálogo, ¿qué diálogo es?’. La oposición reflexionó y gracias a Dios suspendieron esa manifestación”, relató.

El enviado reveló que en la primera reunión con Maduro, el presidente le dijo: “Le prometí al Papa que voy a dialogar y cumpliré la promesa”. Celli dijo que en la segunda reunión con el mandatario, él le dijo a Maduro: “Señor presidente, esta mañana me encontré con la oposición y hay tres pedidos.

Hay que dar señales y estas no necesitan tiempos bíblicos. Hay que dar señales de que el diálogo es el único camino”. Consultado sobre cómo encontró al país, respondió que “es indudable que la situación está muy fea. No solamente a nivel político, sino a nivel social, económico. No hay comida, no hay medicinas. Es innegable que el país está enfrentando una situación muy difícil”. Al ser preguntado sobre si el Vaticano considera la misión como una mediación, Celli contestó que no. “La Santa Sede acompaña”.

“Las partes comprenden que o embocan el camino de la violencia o embocan el del diálogo”, sentenció.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.