Sentenciados en foro federal por caso de fraude bancario

7sA2D7SaDArodriguez_velez_rosa_emilia-300x2021SAN JUAN  – La jefa de la Fiscalía Federal en la isla, Rosa Emilia Rodríguez informó el miércoles que el juez del Tribunal Federal en Puerto Rico, Gustavo Gelpí sentenció a un hombre y una mujer por un caso de fraude bancario por un alegado esquema mediante el que realizaron facturas falsas para apropiarse de dinero de una compañía de equipos médicos.

Rodríguez detalló en una declaración escrita que Miosotis Ribot Figueroa fue sentenciada a tres años de prisión y a tres años de libertad supervisada, una orden de confiscación de su casa en Gurabo y una orden de restitución por 541,950 dólares por fraude bancario y robo de identidad agravada.

Mientras, la funcionaria indicó que José F. González Guzmán fue sentenciado a una probatoria de cinco años, así como una orden de confiscación de un velero de 2002 modelo Doral International 360SE llamado Cizañas y a restituir 4,134 dólares por un cargo de transacciones monetarias derivadas de actos ilícitos especificados.

Las autoridades federales señalaron que ambos acusados se declararon culpable el pasado 26 de abril. El caso fue procesado por el asistente de fiscal, Seth Erbe.

Además, se detalló que el 9 de diciembre de 2015 un gran jurado federal sometió una acusación de 79 cargos por fraude bancario, fraude telefónico, robo de identidad agravado y cuatro cargos de transacciones monetarias en propiedades derivadas de actividades ilegales especificadas. El Negociado Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) estuvo a cargo de la investigación.

Según la acusación los cargos responden a un esquema perpetrado por Ribot entre mayo y octubre de 2014 para ejecutar 34 transferencias bancarias no autorizadas desde las cuentas de su empleador hacia cuentas controladas por ella o por el otro acusado. El esquema incluyó transacciones por cerca de 490, 165 dólares. Ribor fue contratada como asistente de control para una empresa de venta, distribución y servicios de quipos médicos. No se precisó el nombre de la empresa.

Entretanto, las autoridades federales explicaron que como parte del esquema Ribot accedió a la red informática de la empresa para acceder a su vez a las cuentas bancarias para procesar pagos y transacciones a vendedores y clientes. La mujer sometió facturas falsas para corresponder las transferencias ilegales. Además, sometió información falsa en un sistema de cupones diarios para reflejar que las transacciones fueron autorizadas por un supervisor. Así, la acusada utilizó nombres y firmas de otras personas para perpetrar el esquema, lo que implica el cargo de robo de identidad agravada.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.