Portavoz humanistas seculares dice el Código Civil no es de la iglesia

SenadoSAN JUAN  – El portavoz de derechos civiles, David Román, criticó el miércoles que el nuevo Código Civil, presentado en el Proyecto del Senado 1710, sea aprobado dejando a un lado el libro de Instituciones Familiares como piden algunos líderes religiosos, según alegó.

“Si la Legislatura no aprueba el Código Civil propuesto en su conjunto, incluido el libro de Familia, por el hecho de que la derecha religiosa se opone a que el artículo 364, donde se define qué es el matrimonio, se atempere a nuestra realidad jurídica establecida por la decisión del Tribunal Supremo Federal en el caso Obergefell v. Hodges, están faltando a su responsabilidad constitucional de velar por la igual protección de las leyes y el reconocimiento de la dignidad humana de las personas LGBT. Además, que estarían yendo en contra a la determinación del máximo foro judicial estadounidense solo por cumplir con quienes buscan perpetuar el discrimen hacia este sector marginado por el estado”, dijo el también director del Comité de Asuntos Legislativos de Humanistas Seculares en una comunicación escrita.

El Arzobispo Metropolitano de San Juan, Roberto Octavio González Nieves, O.F.M., y otros religiosos solicitaron a los legisladores que posterguen la discusión y aprobación del proyecto del Código Civil para que ciertos aspectos fundamentales puedan ser evaluados con mesura.

Román, señaló que los grupos religiosos fueron citados por la Comisión de lo Jurídico del Senado, comisión que evalúa la medida, para el lunes 28 de noviembre para que expusieran sus posturas sobre el proyecto y los mismos no comparecieron.

“Si la Legislatura no atempera el Proyecto del Senado 1710 a nuestra realidad jurídica estaría llamando a engaño a la ciudadanía. Dejarse manipular por quienes no respetan la separación constitucional de estado e iglesia es atentar contra nuestro sistema democrático. La decisión del Supremo federal es clara: el matrimonio es para todos. El movimiento fundamentalista lo que quiere es mantener en el Código Civil la antigua definición de matrimonio para sentir que mantiene la hegemonía sobre el matrimonio aún cuando saben, tanto los legisladores como los religiosos, que será letra muerta”, culminó Román.

Deje un comentario